Castigo a empresas

Economía

La ministra Miceli acuñó una peligrosa frase hace un mes, cuando afirmó que «no congelamos los precios, sino las ganancias de las empresas». Ayer se dieron a conocer datos que mostraron que los salarios en 2006 crecieron el doble, casi 18% hasta noviembre, que la inflación. Hasta el ingreso de los que están empleados en negro está incrementándose. Sin dudas, es positivo que los salarios aumenten. Pero no necesariamente tiene que ser a expensas de las empresas como se lo quiere imponer desde el accionar oficial bajo la intención de mejorar la distribución del ingreso. No se trata de un juego de suma cero, donde si gana uno es porque pierde el otro. Por eso, el alza salarial debe estar en línea con la situación de cada empresa. No son pocos los sectores que ya vieron reducir al mínimo sus utilidades por los altos costos que deben enfrentar, el freno a los precios y los juicios laborales que se van multiplicando. Para considerar en las próximas paritarias.

Los salarios en promedio crecieron 19% en noviembre frente a igual mes de 2005, según informó ayer el INDEC. Sin embargo, con los datos desagregados, la sorpresa vino por el lado del sector informal, con salarios que se incrementaron 22,1% y superaron 20% de aumento de los trabajadores formales y 15,4% del sector público.

Paralelamente en la comparación contra octubre crecieron 1,38%. El salario de los trabajadores «en negro» subió 2,76% en ese período, mientras que el de los empleados «en blanco» sólo aumentó 0,90%. Hasta el sector público mostró mayor crecimiento que el privado registrado, con 1,9%.

Fuentes del Ministerio de Economía resaltaron el incremento de 17,7% que los salarios evidenciaron desde enero hasta noviembre de 2006, mientras que la inflación fue de 8,8%, resultando en un aumento real de casi 9%. Además, observan subas de 20,4% en el sector informal, que arroja un aumento real de 14,7%.

Sin embargo, algunos economistas concluyen que la situación no es tan buena como parece. Hacen el análisis desde la crisis económica y observan que los salarios del sector informal crecieron 57,54%, mientras que la inflación lo hizo 87%, generando sólo pérdidas para los trabajadores de las familias más rezagadas. El sector público también ve perjudicado su poder de compra con salarios que subieron sólo 44,34%. Pero ¿por qué se revirtió la situación en noviembre, con mayores aumentos en el sector informal? Una opinión es que es sólo por arrastre y que muestra cuán rezagados estaban los salarios de los trabajadores en negro, que tarde o temprano tenían que recuperarse.

Dejá tu comentario