The Merge, el famoso Día D para el mundo cripto fue sólo el primer paso: ¿qué viene ahora?

Economía

Vitalik Buterin anticipó las próximas actualizaciones de Ethereum. Fragmentación, ahorro de energía y reducción de tarifas de gas.

La migración terminó. Y se produjo un cambio de paradigma en el mundo de las criptomonedas. Tras concretarse el esperado “The Merge”, Ethereum, la segunda criptomoneda más usada del mundo, deja la minería y se plantea dos grandes objetivos a mediano plazo: ser más sustentable para el medioambiente y más productivo en materia económica.

Fue el propio Vitalik Buterin quien anticipó que la transformación recién está empezando y que se vienen nuevos e importantes pasos. Mientras tanto, surgen las divergencias en torno a The Merge, la fusión a través de la cual Ethereum pasó del método Proof of Work (PoW) al Proof of Stake (PoS).

De acuerdo con el reporte presentado por Crypto.com, los defensores del PoS creen que, debido a las menores barreras de entrada para los validadores (es decir, no es necesario invertir en costosos equipos informáticos como hacen los mineros en el PoW), hay menos posibilidades de que unos pocos dominen el proceso de validación, lo que hace que la red esté más descentralizada y sea más segura.

Sin embargo, los detractores señalan que los validadores con más ETH apostados tendrían mayores probabilidades de ser elegidos, lo que significa que aquellos con acceso a mayores reservas de ETH podrían mantener una influencia enorme.

Ahorro de energía y algunas ideas erróneas

La blockchain PoW de Ethereum tiene un consumo energético similar al de un país entero. Según las estimaciones de Digiconomist, Ethereum tiene un consumo anual de energía eléctrica igual al de Chile y una huella de carbono anual que está en paralelo con la de Hong Kong con 44,65 Mt de CO2.

Una sola transacción de Ethereum tiene la misma huella de carbono que 253.860 transacciones con tarjeta Visa o 19.090 horas de ver YouTube.

Tras la transición a PoS, se estima que el consumo de energía de Ethereum se reducirá un 99,95%. Al eliminar la minería por completo ya no son necesarias las “granjas” con cientos de computadoras funcionando sin parar para descifrar algoritmos y funciones matemáticas complejas.

El mecanismo PoS no requiere que los mineros compitan entre sí para producir el siguiente bloque de transacciones. No hay incentivo para que los mineros inviertan en un hardware más potente. En su lugar, los validadores pueden utilizar computadoras portátiles o de escritorio normales.

“The Merge representa un antes y después informático, demuestra cómo la innovación y el desarrollo de las tecnologías colaboran con reducir las emisiones de carbono y mejorar así el ecosistema”, dijo Marc Lebreton, Jefe de Crecimiento LATAM de Crypto.com.

“La transición a PoS no resuelve inmediatamente los problemas de escalabilidad. Pero es el requisito previo necesario para futuras mejoras que no son posibles bajo PoW: aliviar potencialmente la congestión de la red y, por lo tanto, aumentar significativamente la velocidad de las transacciones y reducir las tarifas de gas. Una de estas futuras mejoras potenciales es la fragmentación, cuyo objetivo es repartir el almacenamiento de datos entre varias cadenas”, analizó Lebreton.

Desde Crypto.com destacan que la reducción llevaría el consumo de energía de Ethereum a menos de 0,05 TWh al año. Esto es mucho menor que la minería de oro, con 240 TWh al año, Bitcoin (que utiliza PoW) con 129 TWh al año, y Paypal con 0,26 TWh al año, según estimaciones de Digiconimist y la Fundación Ethereum.

Es erróneo pensar que The Merge reducirá las tasas de gas y aumentará la velocidad de las transacciones. Se trata de un prerrequisito para posibles actualizaciones futuras y actividades de escalado que abordarán estas cuestiones.

Los próximos pasos

Según adelantó Vitalik Buterin, después de The Merge, Ethereum solo estará completado un 55%. Mirando hacia adelante, se someterá a actualizaciones como Surge, Verge, Purge y Splurge. ¿De qué se trata cada una?

  • The Surge: se refiere a la fragmentación que divide una base de datos horizontalmente para distribuir la carga. Sharding ayudará a Ethereum a escalar mientras mantiene la descentralización. Con la fragmentación, los validadores ya no necesitan almacenar toda la base de datos, lo que ayuda a reducir los costos de almacenamiento, así como a reducir los requisitos de hardware.
  • The Verge: es una actualización técnica que propone la transición de los árboles Merkle a los árboles Verkle. Su propósito es resolver el problema de que la cadena de bloques de Ethereum crece en tamaño a medida que pasa el tiempo. Cambiar a los árboles de Verkle solo requerirá que los proponentes de bloques almacenen el estado y permitirán que todos los demás nodos verifiquen los bloques sin estado. Esto ayudaría a mantener la escalabilidad y sostenibilidad.
  • Después de la actualización de The Purge, no todos los nodos tienen que almacenar permanentemente todos los bloques históricos. Los clientes pueden dejar de almacenar el historial que tenga más de un año. Esto ayudaría a reducir los requisitos de hardware para los nodos, así como el ancho de banda de la red.
  • The Splurge consta de actualizaciones diversas que ayudan a simplificar el uso de Ethereum para los usuarios promedio. También ayudará a verificar el rendimiento de la red después de implementar las actualizaciones anteriores.

Dejá tu comentario