Depósitos en dólares de privados crecen al 5,2% mensual en enero

Economía

El indicador ya acumula un alza del 7,4% frente a los mínimos de diciembre y quedó cerca de los niveles previos a las elecciones de octubre.

Los depósitos en dólares del sector privado han mostrado una tendencia creciente en el último mes, al registrar un avance del 5,2%, ubicándose muy cerca de los niveles que tenían cerca de las elecciones presidenciales. En los últimos 30 días, el indicador anotó un crecimiento de u$s951 millones, calculado hasta el 8 de enero (último dato disponible), alcanzando los u$s19.224 millones, de acuerdo con datos del Banco Central.

Vale destacar que, con respecto al mínimo registrado en diciembre (u$s17.892 millones), correspondiente al día 13, los depósitos ya acumulan un crecimiento del 7,4%. El hecho se dio en un contexto de estabilidad cambiaria, impulsada principalmente por el denominado cepo hard, que limita las compras de dólares a u$s200 mensuales en el MULC para personas humanas, y ante las diversas declaraciones del oficialismo de la importancia de reestructurar la deuda con los acreedores (privados + FMI) para alcanzar un sendero sostenido de la misma. Si se contabilizan los depósitos de titulares residentes en el país (incluyendo al sector público, pero excluyendo los depósitos del sector financiero), el stock de los mismos asciende a u$s21.781 millones.

Los depósitos medidos en moneda dura del sector privado habían alcanzado un récord de u$s32.492 millones el pasado 9 de agosto, el viernes previo a las PASO. Pero, con los resultados de las elecciones, que dieron como vencedor a Alberto Fernández por un amplio margen, llevaron a una fuerte depreciación cambiaria el siguiente lunes 12 y dieron comienzo a un proceso de fuerte salida de los depósitos en dólares. Es que los agentes salieron a retirar los dólares de los bancos, bajo la expectativa de que el país caería nuevamente en default, o de que tendrían problemas para retirar sus depósitos una vez que el nuevo Gobierno alcanzara el poder.

Tras esos comicios, en los que ganó el Frente de Todos, los depósitos comenzaron una acelerada salida de los bancos que llegó a bajar el stock en unos u$s14.600 millones. El mes en el que mayor sangría hubo fue septiembre, con la salida de unos u$s7.995 millones, a un ritmo de u$s380,7 millones por día hábil de operaciones bancarias. Este ritmo se frenó con la imposición del cepo hard, que limitó las compras de dólares, pero no las salidas de los depósitos, dando la idea de que había liquidez para cubrir la “fuga” de dólares, en el caso de que los ahorristas quisieran retirarlos de los bancos.

Ahora, con el restrictivo cepo para la adquisición de divisas que dejó el Gobierno de Mauricio Macri más el impuesto del 30% que impulsó la gestión de Alberto Fernández, el stock de depósitos en billetes estadounidenses está recuperándose lentamente. Por lo pronto, se acercan al nivel de u$s19.837 millones que tenían los depósitos el 25 de octubre, el último día hábil anterior a las elecciones generales que se celebraron el 27 de ese mismo mes. Todavía falta para volver a los niveles observados en agosto del año pasado, dado que el stock aún se encuentra un 40,8% por debajo del mismo.

Será tarea del Gobierno de Fernández renegociar la deuda con los acreedores y generar la confianza suficiente para que los depósitos regresen a esos niveles. Pero la Argentina es un país que, para lograrlo, debe redoblar los esfuerzos por demostrar seguridad jurídica e institucional, dos elementos que han brillado por su ausencia durante los últimos gobiernos democráticos. A cambio, los argentinos se han encontrado con fuertes procesos de inflación y con diversos escenarios de depreciaciones cambiarias, que explican sólo una pequeña parte de los últimos 10 años de estanflación en el país.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario