Difundirán la inflación de febrero que es aceptable. Bajaría a 0,8%

Economía

Van surgiendo señales de que este año será muy similar en lo económico a 2005. Todo apunta a que el crecimiento del PBI será algo menor, de 7% aproximadamente, y la inflación minorista en torno a 12%. Pero hay elementos a seguir de cerca. El despegue de los precios de la carne aún no tiene solución para el equipo económico y el viernes subió 7% en el día. Para marzo, con esta tendencia, los principales economistas de la plaza ya anticipan que el costo de vida trepará 1,2%. Paralelamente, el desempleo sigue bajando y sería de 10,2%-10,3% el dato a difundir mañana (en realidad, de dos puntos más, quitando el efecto del plan Jefes). Por la alta carga laboral, el trabajo en negro, pese a estar la economía creciendo fuerte, disminuye a muy lento ritmo.

En el Ministerio de Economía están aliviados por los datos de inflación de febrero que se divulgarán el viernes, ya que el índice no superaría 0,8%. Para marzo, de todas maneras, el consenso de los economistas calcula un aumento de al menos 1,2%. Se trata de un nuevo salto, pero por debajo del 1,5% registrado el mismo mes de 2005.

Las últimas cifras del INDEC, correspondientes a la tercera semana, muestran que la suba de la carne de las últimas jornadas impediría que la inflación se ubique en valores muy inferiores (en Casa Rosada se llegó a hablar de 0,6% para el mes). La buena noticia es que en general los principales rubros del índice de preciosmantuvieron un comportamiento relativamente estable, especialmente. Sobre todo los alimentos, que en enero habían subido un preocupante 1% pese a estar vigentes los acuerdos con supermercados.

• Arrastre

Funcionarios cercanos a Felisa Miceli enfatizaron que durante este mes los valores «prácticamente no se movieron», pero que estadísticamente enero había dejado un arrastre de casi 0,5% para este mes.

Para marzo ya hay una serie de ajustes cuyo impacto será inevitable en el índice inflacionario. El aumento de las cuotas de los colegios privados cercano a 20% impactará el mes próximo con el pago de la primera cuota. Lo mismo ocurrirá con la aparición de la colección otoño-invierno para la indumentaria.

Si se cumple con estas expectativas, el primer trimestre de 2006 arrojaría una inflación inferior a 3,5% contra 4% registrado en el mismo período del año pasado. Considerando que este período suele ser el más «caliente» en materia de precios (por las vacaciones y el inicio de las clases), aumenta la esperanza de que este año la inflación se ubique por debajo de lo ocurrido en 2005. Claro que no alcanzaría para volver a un dígito, como anhela el presidente Néstor Kirchner.

Desde el punto de vista de la política tanto fiscal como monetaria, no sería demasiado el esfuerzo que realizará el gobierno para controlar el comportamiento de ambas variables.
El gasto público sigue creciendo a un ritmo importante (29% en los últimos doce meses, por encima de la suba de la recaudación), mientras que el Banco Central continuará comprando dólares para engrosar sus reservas, pero generando un importante incremento del dinero en circulación.

Dejá tu comentario