En la primera quincena el BCRA ya emitió más del 13% de la base

Economía

Precalentando los motores de la "maquinita" se estima que el Central se apresta a inyectar cerca de un cuarto del total de dinero en circulación.

Cuando asumió Macri la base monetaria era de $621.000 millones. Hoy casi cuatro años después supera los $1,6 billones (+158%). No hace falta señalar que en ese período la inflación subió “otro tanto”, pero sí que la economía se encogió. En realidad, la inflación acumulada supera ampliamente a la expansión de la base en este período, de modo que hubo una caída real de la cantidad de dinero. O sea, fiel reflejo de un proceso de huida de la demanda de dinero.

Hoy a semanas de culminar el mandato la gestión de Cambiemos, que otrora vez se ufanó de no venir a “darle a la maquinita”, prácticamente la termina amortizando. Con el comienzo del desarme de las Leliq la plaza financiera tuvo una inyección de aire el mes pasado que fue compensada por el efecto monetario de la venta de divisas al sector privado. Así y todo el BCRA convalidó una expansión de base en octubre de $77.214 millones, la mayor del año.

En lo que va de noviembre, parece que la “maquinita” está calentando motores para lo que se viene en diciembre, precisamente el mes con la mayor estacionalidad de la demanda de dinero. Además en diciembre la Tesorería registra más de la mitad del déficit fiscal del año lo que la obliga, dada la restricción de financiamiento, a cubrir el bache con emisión. Por lo tanto están dadas todas las condiciones para ir abriendo los paraguas. Sobre todo, porque varios referentes del equipo del presidente electo, vienen avisando que recurrirán a la emisión para ponerle dinero a la gente en los bolsillos y pagar los compromisos de fin de año. Es cierto que la demanda de dinero está anoréxica y en niveles históricamente bajos. Pero no menos cierto es que ante semejante retirada de la demanda de dinero, y pese al imperio del Cepo cambiario, el margen de maniobra es muy pequeño como para inundar de pesos al mercado.

Por lo pronto, en la primera quincena de noviembre el BCRA ha expandido la base monetaria en casi $215.000 millones, lo que representa un incremento del 13% del stock total. Ahora bien, esta inyección de pesos está vinculada no solo con la reducción de Leliq vía Pases sino también por la compra de divisas al sector privado. Por un lado se tiene que la recompra de reservas implicó, hasta ahora, una emisión de $81.669 millones mientras que por el lado de los Pases hubo una expansión de $104.616 millones. A esto se suma la expansión vía el pago de intereses por $25.261 millones. Estas son, en la primera quincena del mes, las principales fuentes de expansión monetaria.

Para los que aspiran a que el BCRA tenga un rol protagónico en las próximas semanas, y meses, en esta quincena se observa un aumento de la tenencia de billetes y monedas en poder del público de 3,4% promedio mensual y una caída del 3,9% de parte de las entidades financieras. En cambio, los encajes, o sea, el efectivo mínimo de los bancos aumentó casi 41% promedio mensual, lo cual está vinculado con la integración tras el desarme de Leliq. Todo esta melange arroja un incremento promedio mensual de la base del 15,5%.

Habrá que espera a ver si el BCRA sigue comprando divisas y qué pasa con los precios y el dólar.

Dejá tu comentario