8 de julio 2024 - 10:30

Dólar y bonos ¿reestructurados?: Luis Caputo vs. puts, vuela Spotorno y la inesperada razón del salto del blue

La volatilidad cambiaria sumada a la salida de Spotorno del equipo económico despliega un sendero que inexorablemente abre preguntas al ministro Luis Caputo

Algunas operaciones con los puts que tienen los bancos movieron el dólar en los últimos días. La secuencia que despierta la tensión cambiaria

Algunas operaciones con los puts que tienen los bancos movieron el dólar en los últimos días. La secuencia que despierta la tensión cambiaria

La ecuación ejercitada con el dólar no deja de ser singular: el Gobierno prefiere quitarse de encima a los que diagnostican la incertidumbre, incluso alentar linchamientos dudosos en las redes, antes que rebuscar en lo profundo de la crisis de confianza para dar con las verdaderas razones que han resquebrajado el frente. El ministro Luis Caputo lo mira por TV.

Es una secuencia que arrancó con un enojo, el del presidente Javier Milei con el economista Orlando Ferreres, y que prosiguió con los conceptos de Spotorno, director de la consultora de Ferreres, en radio y tele. Ferreres había dicho que el anuncio del Gobierno (la “Conferencia”) fue un "plan Bonex de los bancos" y “por eso cayó mal en el mercado”. Spotorno, en cambio, sugirió que la conferencia de Luis Caputo y Santiago Bausili sobre el anuncio del cambio de deuda BCRA-Tesoro había sido “un muy mal anuncio de una medida que no está mal, pero podría haberse hecho con un comunicado del Banco Central”.

Puts que comienzan a moverse: la verdadera razón del salto del dólar

La clave, otra vez, hay que buscarla en lugares distintos, pequeños Aleph que, como Borges, se esconden aquí y allá, pero representan el universo de las complicaciones. En lo inmediato, mencionaremos algunos, que jugarán un rol activo de aquí en adelante.

El Banco Central (BCRA) quiere desarticular una serie de contratos en pesos, llamados puts, que sirven como seguro de liquidez de los bancos. En total, son obligaciones que tiene la entidad por alrededor de $17 billones. La novedad, es que, en la última semana, se ejercieron $2 billones, ya que antes el stock estimado era de $19 billones. El otro dato es que ese ejercicio ocurrió en los días posteriores a la reunión entre el Gobierno y los bancos.

De un lado, los bancos quieren saber qué piensa hacer el Gobierno. La letra de regulación monetaria (Leremo) es una herramienta que el Palacio de Hacienda y el BCRA utilizarán para ganar plazo y moneda, siempre en el caso que el Tesoro quiera recomprar deuda en dólares. La hipótesis que sobrevuela dice que los puts son “la última barrera” para remover el control de cambios. En cambio, hay otros que, primero, se vuelcan a medir la cantidad de dólares que el BCRA logra acumular. De cualquier manera, el tema puts es visto como un “peligro” para los planes oficiales de terminar con la emisión monetaria.

Una señal que preocupó al Gobierno: bancos, calificadoras y después

La señal de los últimos días fue la que más preocupó al equipo económico. ¿Un cambio de humor del mercado? ¿Los bancos pueden ejercer esos puts masivamente de un día para otro y forzar al Central a emitir pesos para recomprarles los títulos? Hay un problema adicional. Estas operaciones son contabilizadas por el FMI dentro de la meta de financiamiento monetario, por eso han reclamado su liquidación. El FMI y las calificadoras de riesgo son vistas por el Gobierno como eventuales daños colaterales que hay que tener presente.

Sumemos otro dato. El Gobierno espera por estas horas los reportes. Las calificadoras de riesgo Fitch Ratings, Standard & Poor’s y algunas más, podrían hacer algún comentario y bajar alguna nota que termine elevando aún más el riesgo país. Es el peor escenario, porque aleja la posibilidad de hacer roll over con al deuda a fin de año e incrementaría las tensiones cambiarias. Un anticipo de esto fue la punta de lanza de la calificadora de riesgo Fitch Ratings, que consignó la “mala” reacción del mercado. En una videoconferencia con periodistas desde Nueva York, el jefe de analistas soberanos, Todd Martínez, aplaudió el ajuste fiscal de Milei, pero calificó de “heterodoxa” la política cambiaria y advirtió que “se necesita un tipo de cambio creíble como ancla”. Ergo, que el Gobierno debe devaluar. "La clave es cuándo se levantará el cepo, porque si lo hacen habrá nuevas inversiones e ingreso de dólares. No vemos una recuperación en V; el levantamiento del cepo es crucial en esto y el sendero del dólar, porque habrá presión para devaluar más o del mercado o del FMI", dijo.

La reestructuración de los bonos que ve Fitch Ratings

Hace tres semanas nada más, Fitch le asignó a la Argentina una nota en 'CC'. Quiere decir que, en opinión de la consultora, “una reestructuración de bonos u otro evento de incumplimiento de algún tipo parece probable en los próximos años”. Según el comunicado de la firma, esto se debe a la “persistente incertidumbre sobre la capacidad del soberano para lograr una acumulación sostenida de reservas internacionales y recuperar el acceso a mercados de capital globales y, por lo tanto, realizar grandes pagos de bonos en moneda extranjera que vencen en los próximos años”.

En los hechos debe pensar el lector que este no es el único problema que se avecina. Siempre pensando en el cepo como una de las grandes falencias hacia adelante, las reservas aún están lejos del nivel necesario para caminar hacia una apertura sin grandes sobresaltos. ¿Una inyección del FMI podría cambiar este escenario? Parece difícil. Los asesores que trabajan con el presidente, insisten que aunque el organismo que conduce Kristalina Georgieva tuviese el gesto de desembolsar algunos miles de millones, la idea no sería desarmar el cepo del todo. Hay temor.

Estar peor antes de mejorar del todo: una hipótesis

La economía argentina atraviesa una fase de elevada incertidumbre, especialmente en el ámbito real y financiero, donde las señales de estabilización se ven opacadas por múltiples factores que parecen marchar en sentido contrario. La perspectiva para los próximos meses sugiere que la situación puede empeorar antes de, quizás, mejorar.

En las últimas semanas, las cotizaciones del dólar blue y del dólar CCL han mostrado una alta volatilidad. El dólar blue ha oscilado alrededor de los 1.400 pesos, aunque ha experimentado caídas esporádicas, mientras que el dólar CCL ha seguido una tendencia similar, perforando también la barrera de los 1.400 pesos. Esta inestabilidad refleja la desconfianza de los inversores y la presión sobre las reservas del Banco Central, algo que podría agravarse.

Las ideas centrales son dos. Por un lado, el Gobierno ha adoptado una postura que busca reducir la inflación a toda costa, incluso a riesgo de inducir una profunda recesión que podría dejar al país sumido en una verdadera depresión. Grosso modo, ante la falta de dólares e inversiones, la estrategia que se comunica permanentemente desde el Palacio de Hacienda, consiste en integrar ese escenario recesivo y extenderlo en el tiempo. La segunda idea es mantener un tipo de cambio fijo, una tablita de micro devaluaciones, mientras se reduce la inflación, con la esperanza de unificar el tipo de cambio en el futuro.

Sin embargo, esta política podría profundizar la crisis económica al provocar una contracción aún mayor de la actividad económica, con la consecuente parálisis de la Casa Rosada, la erosión de la popularidad del presidente y la fricción aún mayor con los gobernadores.

Dejá tu comentario

Te puede interesar