Lo que se dice en las mesas

Economía

Tasas, "Preparados, listos, ¿ya?". Sin roll over, teléfono para Pesce.  Cobarde sirve para otra guerra, ¿no Nico?  Mr. Larry ganó casi u$s1.200 millones en el trimestre. Los nuevos ricos de Coinbase.

Un 4,8%. Sin palabras. Sorprendió hasta a los más pesimistas que estimaban como máximo un 4%. La inflación de marzo vino a purificar la meta oficial. Ya nadie va a insistir con el 29% anual. Tema terminado. Abril-mayo es ahora el desafío para aplacar expectativas. En el BCRA lo saben. Ya el mercado anticipa, con el fin de evitar males mayores, una suba de las tasas de interés. ¿Para qué esperar si la economía volverá a resentirse con las nuevas cuarentenas? Las últimas licitaciones de Finanzas han marcado la cancha. El mercado demanda tasas más altas en la curva de pesos CER mientras liquidan posiciones en dólar linked. “El Chapa”, histórico economista-gestor ya se lo había anticipado a clientes semanas atrás: es el fin del carry. Si Finanzas no consigue roll over total, emitir recalentará las cosas. Mejor subir tasas antes que sea tarde. Pero el malhumor viene de antes, no apareció con el IPC de marzo. Los gestores y los jefes de mesa venían percibiendo cierto hartazgo o saturación del mercado por tenencia de bonos en pesos. De ahí que los fondos money market revivieron.

Por otro lado, si bien no variaron las expectativas devaluatorias, sí se empezó a considerar cierto atraso en el nivel del CCL. Por algo subió también el costo de las transferencias de 1,5% al 2,5%, lo que fue presionando al blue. También se explica por qué había más volumen en BYMA y Cedear que en acciones argentinas. Pero todo esto hacía que los dólar linked estuvieran baratos y en los últimos días, el mercado viró de money market a dólar linked. En síntesis, nada mueve el amperímetro del mercado local, que es considerado irrelevante. Tan es así que un histórico hombre del mercado tuiteó su ironía: “Hubo un tiempo en donde la gente llamaba preguntando por acciones y bonos y no por criptomonedas. Créanme”.

Mientras se tomaban un respiro de las ponencias del IAEF, dos conocidos economistas y exfuncionarios se referían a un exministro mediático: “¡Qué bien que la hizo Nico (Nicolás Dujovne)!, nos engrampó con el Fondo y se rajó como su amiga Christine. ¿Algún día la patria los demandará?, porque Dios está muy ocupado con otros líos”, reflexionaban ambos. Luego intercambiaron algunos chismes sobre la negociación con el Fondo, que acaba de decir que la parte técnica estaba muy consensuada y la pelota la tenía la política argentina. Lo cierto es que el staff ha hecho hincapié en entender las regulaciones cambiarias y el sistema de exigencia de efectivo mínimo de los bancos, así como también el sistema de intervenciones del BCRA. Al respecto, dicen que en el seno del Fondo coinciden en que no es momento de pedir desregulaciones cambiarias. Si en agosto llegan los nuevos DEG, dijo uno de ellos, Miguel (Pesce) tiene que acumular todo lo que pueda entre abril y julio. Y recordó que en 2009 los nuevos DEG fueron contabilizados como ingreso fiscal. Un artilugio, si es que hay que volver al IFE y ATP. ¿Porque si encierran algo deberán aportar? Ya avisó Grabois. Mientras Pesce tiró de las orejas a los banqueros para que no se hagan los vivos con las comisiones.

Si alguno se pregunta adónde van a parar los miles de millones que lanza el Tesoro y la Fed, basta con observar las captaciones netas de BlackRock: más de u$s171.000 millones en el primer trimestre del año (ganó u$s1.200 millones). Mr. Larry Fink gestiona más u$s9 billones (22 veces el PBI argentino). Y hablando de millonarios, ¿quiénes son los nuevos ricos de Coinbase? Se trata de Andreessen Horowitz, Union Square y Ribbit Capital que vienen comprando acciones desde 2013 cuando valían 20 centavos de dólar. Tiger Global, Institutional Venture Partners y DFJ Growth son inversores menores.

Dejá tu comentario