EE.UU. quita a China rótulo de país manipulador de su moneda

Economía

La designación fue promovida en agosto del año pasado por Donald Trump, quien acusó al país asiático de manejar arbitrariamente el tipo de cambio para deteriorar la competitividad estadounidense.

Washington - Estados Unidos retirará a China la acusación de manipular su moneda para obtener deslealmente ventajas comerciales. Así aseguraron ayer distintos medios norteamericanos, dos días antes de que ambos países firmen en Washington su primer acuerdo comercial tras una guerra de aranceles que lleva casi dos años.

El departamento del Tesoro eliminará la designación de China como manipulador de moneda -según informaron ayer la cadena de noticias CNBC y la agencia Bloomberg- alusión promovida en agosto del año pasado por el presidente Donald Trump. El republicano acusó entonces a Pekín de manejar arbitrariamente el tipo de cambio: “Para robar a nuestras empresas y fábricas”.

En ese mes, las autoridades chinas dejaron caer el yuan por debajo de los 7 dólares por primera vez en una década, lo cual deterioró la competitividad estadounidense, sacudió a los mercados y enfureció a Trump.

Aunque la calificación de “país manipulador de su moneda” es más que nada simbólica, el departamento del Tesoro se propuso trabajar con el Fondo Monetario Internacional para “eliminar las injustas ventajas competitivas” creadas por China y a consultar a Pekin sobre el tema. De su lado, la Oficina del Representante Comercial de Estados Unidos anunció durante el fin de semana que para implementar el acuerdo que se firmará mañana, ambas partes se reunirán semestralmente.

En un esperado informe, cuya publicación estaba prevista para ayer pero se postergó por la reunión de mañana, el Tesoro estadounidense ofrecerá su primer análisis público de las prácticas monetarias de Pekín. Allí dará a conocer los compromisos adquiridos por el Gobierno de Xi Jinping para mejorar la transparencia en su manejo del yuan.

El conflicto bilateral comenzó en marzo de 2018, cuando Trump anunció la imposición de aranceles a productos chinos. A partir de entonces, el yuan se depreció con respecto al dólar, reduciendo así el impacto de los gravámentes y causando una especie de frustración en la administración estadounidense.

Fue entonces que el republicano optó por la designación oficial de China como manipuladora de divisas, una medida que no se había tomado desde 1994. El secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, se había mostrado reacio inicialmente porque China no reunía todos los requisitos que exige su Departamento para engrosar la lista. Pero después, el 6 de agosto del año pasado, menos de una semana después de anunciar que los aranceles abarcarían a todos los bienes importados del gigante asiático, Mnuchin cedió a las presiones de Trump y tomó la decisión apelando a una ley de 1988 que contenía una definición más laxa de manipulación de divisas.

En su momento, la medida fue criticada por numerosos economistas, y en septiembre el FMI señaló que no había evidencia de manipulación. Se adujo que el debilitamiento del yuan podría deberse a una desaceleración en el crecimiento de la economía de ese país. Otro aspecto que se criticó fue que la decisión fue anunciada mediante un comunicado de prensa y no en el seno del más detallado informe del Tesoro, lo que dejó a los analistas sin una explicación pormenorizada de la medida.

Después de la decisión tomada por Estados Unidos en agosto, el yuan llegó a tocar máximos en septiembre de 7,17 unidades por cada divisa norteamericana: ayer, un dólar representaba 6,89 unidades de la moneda china.

Agencias AFP y Reuters

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario