El Gobierno levanta el cepo: se unifica tipo de cambio y se podrán comprar hasta u$s 2 millones al mes

Economía


Con el respaldo de fondos adicionales "por 15.000 a 25.000 millones de dólares que ingresarán en las próximas cuatro semanas" el ministro de Hacienda, Alfonso Prat Gay, anunció a las 18 horas y dos minutos de este miércoles el fin del cepo cambiario.

Si bien el titular del Palacio de Hacienda señaló que la implementación de las medidas corresponde al Banco Central, cuyas circulares se publicarán próximamente, anticipó que "básicamente se trata de volver a la situación existente antes de la implementación del cepo". Agregó que esto quiere decir que se podrá "exportar e importar libremente al tipo de cambio único".

Específicamente remarcó "el que quiere comprar dólares los puede comprar, el que quiere vender, va a poder vender. Así funcionan las economías del mundo, nadie los va a perseguir".

Para las compras por personas físicas o jurídicas con destino a atesoramiento se vuelve al anterior tope de 2 millones de dólares mensuales. Asimismo, anunció la eliminación del encaje del 30% que regía para quienes ingresaban divisas.

Prat Gay aclaró que "para todas las operaciones nuevas no hay límites". De esta forma, no rige más el límite de 50.000 dólares que tenían las empresas para importar sin autorización.

El ministro anunció que "desaparece el dólar turista y el dólar tarjeta" y "desde mañana se va a poder comprar dólares sin pasar por la AFIP". Cualquier ahorrista, aunque no disponga de una cuenta bancaria, podría ir a comprar divisas a los bancos o casas de cambio. Precisó que "desaparecen las normas de la AFIP, el dólar tarjeta, el dólar turismo. Salvo los que se pague en efectivo que va a haber una retención del impuesto a las ganancias del 5% para darle incentivo a la banca electrónica".

Asimismo anticipó que "se van a levantar los ROE y todas las restricciones al comercio porque la lógica normalizar la economía para volver a crecer para llegar a pobreza cero".

Consultado por este medio sobre el stock de deuda de con los importadores, Prat Gay señaló que se estima en unos 5.000 millones de dólares. Consideró que estos pasivos son parte de la "herencia" y afirmó que todo lo que tenga que ver con los viejos stocks tendrá "un cronograma preestablecido para arreglar y pagar la deuda comercial que se va a acordar con el Banco Central". Al respecto anticipó que habrá dos opciones, o que el importador lleve pesos a medida que vayan venciendo las cuotas para llevarse pesos, o que suscriba un bono emitido en dólares.

Ante la pregunta de los periodistas, el ministro eludió en varias oportunidades referirse al valor que tendrá mañana el dólar. Pero precisó que lo que se tendrá es "un régimen flotación sucia" con "un Banco Central con herramientas para comprar si cree que el tipo de cambio bajó demasiado o vender si cree que subió mucho". En suma "el Banco Central definirá el valor del dólar", según dijo el ministro.

Sobre las vías de financiamiento, señaló que se logró un acuerdo con todo el sector de empresas ce realeras que "ingresarán 400 millones de dólares por día en las próximas 3 semanas. También las autoridades del Banco Central lograron transformar una parte "importante" de los yuanes que prestó China a dólares. Asimismo, el ministro destacó la "buena predisposición de empresarios" que anticiparán ingresos de divisas por conceptos como inversiones.

En cuanto al acuerdo con los bancos, que estimó en el orden de los 5.000 millones de dólares, aclaró que consistirá en el ingreso de dólares a cambio de activos hoy en poder del Banco Central. Recordó que la entidad cuenta con letras intransferibles del Tesoro que "vamos a honrar en tiempo y forma". Desde este punto de vista, anticipó que se pagará un primer vencimiento que se registrará el 3 enero 2016.

En cuanto a la tasa que se pagará a los bancos la estimó, según discusiones preliminares, en 7% y dijo "si Dios quiere dentro de un año va a resultar una tasa muy alta" porque aspiran a la normalización y crecimiento de la economía.

Con relación a la inquietud que existe por el traspaso a precios de las medidas cambiarias, dijo que la estrategia del gobierno "no es la presión de (Guillermo) Moreno pero tampoco la ley de la selva". Y recordó que se continuará con los Precios Cuidados.

Anticipó que hacia mediados de enero el Presidente de la Nación convocará a mediados de enero a sindicalistas y empresarios para discutir acuerdos.

El ministro comenzó su conferencia señalando que "estamos contentos de poder anunciar el final del cepo cambiario en Argentina "Dijimos que íbamos a levantar el cepo cuando estén dadas la condiciones y hoy están dados las condiciones", enfatizó.

Prat Gay reseñó que el cepo tiene casi 4 años, y desde que se instaló hubo una devaluación del 230%, es decir que el peso vale una cuarta parte, cayeron a la mitad las reservas, se estancó la economía y cayeron las economías regionales".

A modo de anécdota y para explicitar "hasta donde llegó el cepo cambiario para ahogar la economía argentina... el ministro de Defensa me contaba que tenía que enviar víveres a la Antártida por cuestiones climáticas y no tenían dólares para poder hacerlo".

Señaló que trabajaron siguiendo la directiva del presidente Mauricio Macri en cuanto a que si "hay un problema, enfréntelo y resuélvanlo". Para ello debían resolverse previamente algunas situaciones, precisó el ministro. "Teníamos una primera cuestión que se resolvió con el aporte de distintos sectores. Era encarar esa bola de nieve de las gestión anterior que eran los 17.000 millones de dólares vendidos a dólar futuro que no existían".

Sostuvo que el problema del dólar futuro se resolvió "dentro de la ley", "no se violó ningún contrato", y se so logró mediante "el diálogo con los sectores". En esta materia, anticipó que "todo aquel que haya tenido una ganancia en este sistema de dólar futuro va a tener una retención de 35% en la fuente". También destacó que "trabajamos en armonía, respetando la independencia del Banco Central".

También dijo que otra de las condiciones para levantar el cepo era "la quita de las retenciones, que también fue otro de los ejes de nuestra campaña".

• Fuerte apuesta

Con el levantamiento del cepo, la Argentina vuelve a la normalidad en materia de política cambiaria
ya que salvo algunas raras excepciones (como Venezuela), la gran mayoría de países del mundo cuentan con un único mercado para la negociación de divisas.

La medida supone terminar con las distorsiones que suponía el anterior régimen de control, que no impidió que se fueran más de 20.000 millones de dólares desde su implementación. Por caso, los particulares podían comprar (si podían demostrar capacidad adquisitiva) hasta 2.000 dólares por mes, mientras numerosas empresas - particularmente pymes - veían dificultadas sus posibilidades de operar por la falta de insumos y repuestos, ante la negativa de la Secretaría de Comercio o del Banco Central de autorizar giros al exterior en concepto de importaciones.

Una de las primeras preocupaciones del Banco Central será que el dólar no baje demasiado con relación al nivel actual del contado con liquidación (14,50), ya que es preferible desde el punto de vista del control del mercado que el tipo de cambio se ubique en el techo y luego intervenir para bajarlo, que lo contrario.

Es de suponer que el dólar paralelo seguirá operando, precisamente, para las operaciones en negro, pero seguramente con un volumen mucho más reducido y, esperan las autoridades, con una brecha menor con relación al tipo de cambio oficial.

La gran duda es cuánto se trasladará a precios de la devaluación, en este sentido, el gobierno está decidido a controlar que no haya abusos y la apuesta es al acuerdo amplio con distintos sectores económicos.

Desde el gobierno señalan que países como Colombia o Brasil han realizado recientemente devaluaciones "exitosas" ya que pese a que el tipo de cambio sufrió correcciones importantes, el traslado a precios fue bajo.

Para evitar el traslado las autoridades deberán apelar a una batería de medidas. Una ya la tomó con la elevación de las tasas de interés de las Letras al 38%, pero también importarán muchas otras decisiones como la política fiscal, la negociación salarial, los acuerdos de precios, entre otras.

Si se logran estos escollos, en el equipo económico son optimistas en cuanto a que el país puede llegar recibir un flujo importante de dólares. De acuerdo con estimaciones del economista Daniel Artana, sólo en el primer mandato de Cristina Fernández de Kirchner se fugaron al exterior 70.000 millones de dólares, casi 10.000 millones de dólares más que todas las exportaciones del año.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario