"El mercado crecerá, pero ahora a ritmo más lento"

Economía

La desaceleración que se manifestó en la construcción en los últimos meses hizo preguntarse a más de un desarrollador urbano y martillero qué es lo que iba a pasar en el mercado, pero para tranquilidad de ellos, este hecho es considerado como «un punto crucial» que va a poner a prueba al sector y no afectaría los futuros emprendimientos.

Cabe destacar que en marzo del año pasado, la construcción disminuyó 0,3% respecto del mismo período del año pasado y si se lo compara con febrero de 2007 la caída es aun mayor y llega hasta 6,1%, producto de las lluvias y también por el aumento en el costo de los materiales y mano de obra. No obstante esto, los índices no reflejan una caída sino un menor crecimiento en el sector.

Hay que tener en cuenta que la industria de la construcción se está recomponiendo desde 2002, cuando los valores de la materia prima y de las ventas eran muy bajos, lo que se tradujo en un rebote que hizo crecer al sector a tasas impensadas unos meses antes cuando la crisis afectaba a todo el país.

  • Desaceleración

    Actualmente la actividad «continuará creciendo, pero menos», hecho que da por finalizado el boom del que se venía hablando, según explicó Eduardo Gutiérrez, titular de la Cámara Empresaria de Desarrollo Urbano (CEDU). El índice «no subió de la misma manera en que lo venía haciendo en 2006, pero eso no significa que haya caído, sino que ahora está en una meseta y es un hecho favorable», explicó.

    Es entendible que un sector deje de crecer a porcentajes tan altos como los que venía reflejando en los últimos años de forma constante, y la Economía no siempre puede crecer parejo en todas sus actividades. Para Gutiérrez, el mercado inmobiliario va a continuar en crecimiento, con buenas tendencias a futuro pero «hay que aumentar la actividad con el mercado externo y sobre todo, incentivar el financiamiento de las viviendas, si eso ocurriera el desarrollo sería aún más importante».

    «Este es el punto crucial histórico para saber qué va a pasar en la Argentina en los próximos años porque si logramos mantener la confianza de los inversores nos vamos a poder afianzar en un crecimiento sustentable a largo plazo», aseguró Gabriel Mayo, de la desarrolladora GyD Developers.

    Para el inmobiliario, este amesetamiento era esperable y «forma parte de la búsqueda de un equilibrio lógico» en el sector, y lo consideró como un «acomodamiento» y aseguró que ahora «que hay mucha oferta de todo hay que encontrar un producto nuevo para que pueda generar su propia demanda y creo que el mercado va hacia una sofisticación».

    En este momento, tanto los desarrolladores como los martilleros coinciden en que es sumamente necesaria la inversión extranjera para que el mercado local logre avanzar más notoriamente, sobre todo en el interior, pero no sólo en las localidades más turísticas sino también en aquellas que no se destacan por recibir visitantes de ese rubro.
  • Dejá tu comentario