El sector finanzas, culpable de la baja

Economía

Un arranque tímido que a medida que pasaban los minutos parecía con más ganas de entrar en terreno ganador que perdedor, y que a partir de las once de la mañana fue perdiendo impulso sin mucha prisa pero sin pausa, de manera que al sonar la chicharra de cierre el Dow desandaba 1,59% estacionándose en 12.814,35 puntos. Poco antes de la apertura, los buenos balances que presentaron Cisco, Disney, DirectTV, el acuerdo entre Sprint Nextel y Clearwire, la mejora en los datos de la productividad no agrícola y una ligera baja en el precio de los commodities eran lo que daba pie para el optimismo. Un poco más tarde se sumó el informe de que los inventarios de petróleo habían trepado más de lo pensado (el crudo alcanzó a retroceder 1,1 por ciento) y que las ventas de viviendas habían bajado lo que se estimaba.

En definitiva, una mayoría de buenas noticias a las que se sumaba 0,86% que avanzaba el dólar frente a la moneda europea. De repente, casi de la nada los papeles financieros comenzaron a desbarrancarse, el precio del crudo empezó a ganar terreno (a las tres de la tarde cerraba marcando un nuevo máximo histórico en u$s 123,58 por barril) y cuando llegaba el momento de abandonar el recinto del NYSE los bancos, casas de Bolsa y empresas hipotecarias varias perdían 3,7%. A diferencia de las jornadas anteriores, esta vez la búsqueda de seguridad en los bonos del Tesoro se tradujo en una baja de tasas a lo largo de toda la curva temporal de tasas de interés.

Es claro que en este escenario bajista el interés por las acciones no fue mucho, de manera que apenas se realizaron operaciones con 1.250 millones de acciones, 16% menos que lo negociado en un día cualquiera de los últimos tres meses. Buscando cuál puede haber sido el disparador del desplome, apenas es posible identificar un par de rumores. Por un lado, la posibilidad de que la Fed comience a subir su tasa de referencia en el mediano plazo, para morigerar la suba de precios. Por el otro, la chance de que el Banco Central Europeo actúe en un sentido contrario para impulsar la economía continental. Veremos.

Dejá tu comentario