En IDEA, Scioli prometió defender a los empresarios

Economía

Miguel de Tucumán (enviado especial) - Daniel-Scioli demostró ayer tener dentro del gobierno de Néstor Kirchner, como mínimo, la voluntad política de encarar de una manera personal los temas que el Presidente rehúye y rechaza. Ayer, enfrentó a un auditorio de más de 200 empresarios quejosos por la actitud del jefe de Estado contra «las corporaciones» y llevó como mensaje que su idea es «seducir al capital» y «generar un clima de negocios donde ganar dinero no sea un pecado». El vicepresidente afirmó que busca fomentar un proceso productivo detrás de la marca «Argentina» y llamó a todos los representantes de los empresarios sin distinción a «que me visiten en el Poder Legislativo porque podemos encontrar soluciones para todos los problemas».

Scioli llegó al Grand Hotel Tucumán ayer a las 18, y antes de ingresar al salón donde tenía que cerrar el precoloquio de IDEA se dedicó a escuchar todo lo que los empresarios tenían para decirle. Quizá por las quejas recibidas hacia funcionarios del gobierno nacional eligió dejar de lado gran parte del discurso que tenía preparado e improvisar.

• Seducción

Fue así que en el primer párrafo, luego de los saludos de rigor, dijo que «vengo a seducir al capital, no a combatirlo; más allá de que sea eso lo que dice la marcha de mi partido». Agregó que su intención era generar «un clima amable de negocios», en el que «ganar plata no sea un pecado sino motivo de orgullo para empresas grandes, medianas y chicas, desde ya siempre después de pagar impuestos».

Reconoció que luego de que el gobierno sacudiera «el tablero político ahora hay que darle contenido en el campo productivo». Apoyado por una batería de cuadros, filminasy gráficos, llamó a todos los empresarios, grupos y cámaras a «reunirse conmigo en el Poder Legislativo como ya lo hicieron los industriales y lo harán en estos días los banqueros». Llamó a las « inversiones productivas» a creer en el país y se despidió con frases polémicas sobre la situación militar. (Ver aparte en página 13.)

Después Scioli llamó a conferencia de prensa y profundizó las ideas que había desplegado en su discurso a los empresarios.

• Amesetamiento

Dijo, en contra de la visión del Ministerio de Economía, que «algunos hablan de amesetamiento» por lo que «hay que mirar la situación de algunas importaciones desde Brasil como los calzados, textiles y aves, ya que son subsidiadas con tasas de interés de 8% cuando el resto del mercado paga 40%».

Recordó luego algunas empresas «que construyeron sus plantas en Brasil y en la Argentina sólo activaron una representación comercial».

En diálogo con este diario, el vicepresidente -ante la pregunta sobre si los debates parlamentarios acerca de esos temas políticos no retrasan la discusión de cuestiones económicas centrales-respondió que «está mi compromiso para tratar esos temas y no retrasarlos más porque es un lujo que no nos podemos dar».

Admitió que los proyectos de compensación al sistema financiero que trata el gobierno ante el FMI y que se discuten en el Congreso son diferentes pero dijo que esto «no es motivo para que no aumente el crédito».

Contestó luego una pregunta central: «Usted habla de seducir al capital y el Presidente combate las corporaciones: ¿cree que es el mismo discurso?». Según Scioli, «Kirchner puso en su agenda otras prioridades y yo me dediqué personalmente a estas cuestiones, ya desde la campaña; cuando todos hablaban de Fidel Castro y Hugo Chávez yo me fui a Estados Unidos, España y Francia y después ¿qué pasó con la agenda?; se orientó hacia Europa y Estados Unidos. Con el campo pasó lo mismo. En estas cosas yo hago un trabajo, busco instalar estos temas y luego el Presidente los sigue». En lo que pareció una autocrítica dijo además que «no puede ser que los temas dominantes hoy sean María Julia y los militares».

Sobre las contradicciones aparentes entre los temarios suyos y los del Presidente, afirmó que «yo soy la cabeza de uno de los tres poderes, el Legislativo, y desde esa posición tengo la responsabilidad de instalar estos temas para lo cual tengo abierto el Senado; y si no que alguien me explique qué otra forma hay de crear empleo, porque si no la gente va a comenzar a inquietarse. No es un tema de izquierda o derecha: yo sé que éste es el camino».

Dejá tu comentario