Banco Mundial promueve hidrógeno verde para impulsar recuperación latinoamericana

Economía

Se presenta como alternativa de combustibles fósiles que propician el cambio climático y que están bajo la lupa por emitir grandes cantidades de CO2.

La producción y exportación de hidrógeno verde puede impulsar el repunte de la economía de América Latina y el Caribe, fuertemente golpeada por el Covid-19, asegura el Banco Mundial en su último informe semestral regional.

Para los países latinoamericanos y caribeños, a los que la pandemia sumó otra "década perdida" en términos de expansión económica tras la crisis de la deuda de los años 1980, "alimentar un futuro energético sostenible" es una de las prioridades para recobrar el crecimiento, según el reporte.

Mientras el mundo apuesta cada vez más al hidrógeno verde, generado mediante electrólisis a partir de energías renovables, como la solar, la hidráulica y la eólica, este combustible limpio es "una vía para la recuperación económica inclusiva, resiliente y verde", indica el informe del Banco Mundial, presentado en las recientes reuniones del organismo y el Fondo Monetario Internacional.

"Los países de América Latina tienen un gran potencial de participar exitosamente en el mercado global del hidrógeno verde debido a su dotación de recursos naturales para producir energía renovable", explicó Janina Franco, especialista senior en energía del Banco Mundial.

"Este potencial puede abrir una gran oportunidad para América Latina de convertirse en región líder de producción de hidrógeno verde, lo cual le permitiría no sólo profundizar su propia transición energética, sino también abastecer el mercado de hidrógeno verde en Europa o Asia", añadió.

Argentina, Brasil, Chile, Colombia, México y Trinidad y Tobago tienen "potencial" para ser exportadores mundiales de hidrógeno verde, afirma el reporte del Banco Mundial, que cita datos de la Agencia Internacional de la Energía (AIE).

De acuerdo con la AIE, creada por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) tras la crisis del petróleo de 1973, esos países pueden ofrecer precios competitivos a los importadores de Europa y Asia.

Hasta septiembre, trece países habían mostrado interés en desarrollar una industria nacional de hidrógeno verde: Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, México, Paraguay, Perú, República Dominicana y Uruguay, según la plataforma H2LAC.

Franco señaló diferentes etapas en la industria regional.

Costa Rica, Colombia, Paraguay y Uruguay, cuya generación eléctrica es casi totalmente renovable, muestran "un avance sustancial" en su estrategia de hidrógeno y regulaciones, dijo.

Otros, como Brasil, Argentina, México y Perú, que tienen gran potencial de demanda local por la minería y la producción de acero, hierro o químicos, están en un "proceso naciente" en términos de hoja de ruta y normativa.

Y a la vanguardia está Chile, el primer país de la región en lanzar su "Estrategia nacional de hidrógeno verde", en noviembre de 2020, y que ya cuenta con interesados nacionales y extranjeros en usar este combustible limpio y sus derivados, como el amoníaco, el metanol o los combustibles sintéticos.

Este último, que apuesta a liderar en tres décadas la producción mundial de hidrógeno verde, anunció la semana pasada que para 2030 prevé que el aeropuerto de Santiago sea el primero en Latinoamérica en operar a partir del hidrógeno verde y sus derivados.

La organización multinacional especializada en finanzas y asistencia considera que este una solución para "descarbonizar" sectores difíciles de electrificar, como el transporte marítimo de larga distancia y la aviación, y las industrias pesadas.

Además, subraya que este combustible limpio puede ayudar a los países a desarrollar cadenas de valor de energía verde, que les permitan ser competitivos mundialmente en la producción de acero, cobre, amoníaco o fertilizantes.

Además tiene otra ventaja: crear empleos "verdes, locales y resilientes", tanto directos e indirectos, en particular en las áreas de producción, transporte y distribución, resalta el Banco Mundial.

Pero la transición no está exenta de desafíos, incluyendo la producción a costos competitivos, el desarrollo de infraestructura adecuada, y la disponibilidad de profesionales con conocimiento para operar la nueva tecnología, advirtió Franco.

"El mayor reto que tienen los países en la región y en el mundo es conseguir competitividad en los costos de producción y alcanzar precios que permitan desplazar el uso de hidrocarburos por hidrógeno verde", dijo.

Dejá tu comentario