19 de enero 2006 - 00:00

Errados culparon a la Bolsa del Japón

Errados culparon a la Bolsa del Japón
Por primera vez en dos años, los precios minoristas caen consecutivamente por dos meses (datos de noviembre y diciembre). A su vez, la Reserva Federal dio a conocer en su última versión del Libro Beige que la "intensa competencia" en algunas regiones del país y los menores costos energéticos presionan para contener una suba de precios, mientras el crecimiento de las manufacturas "se registra ampliamente en todo el país". Este panorama "color de rosa" que presentó ayer la macroeconomía se contrapuso a los desilusionantes balances de Intel y de Yahoo! por un lado y al derrumbe del Nikkei por el otro, dando por resultado un mercado bursátil que arrancó mal y no quedó peor sólo merced a un impulso alcista durante la última hora de operaciones que dejó al Promedio Industrial cediendo 0,38%, en 10.854,86 puntos. Si bien el inconsciente colectivo prefirió negar la idea, la baja del oro, el petróleo, el dólar y la nueva inversión en la curva de tasas de interés (el gobierno paga para pedir fondos, más a dos años que a diez) sugieren que tuvimos un claro vuelco en pos de "la seguridad".

• Cuidado con las burbujas

Para los veteranos del mercado, lo de ayer no es nada nuevo. Apenas un escandalete en una empresa punto com (Livedoor) que habría estado inflando sus ganancias a fin de hacerse de fondos con los que financiar su expansión; y otro escandalete (de mayores consecuencias, ya que es al primera vez en los 57 años de historia de la Bolsa de Tokio) como fue la decisión de las autoridades bursátiles de cerrar la operatoria veinte minutos antes de la hora oficial, con la excusa de que su sistema operativo es incapaz de canalizar el volumen de órdenes de venta y compra que disparó Livedoor. Lo curioso es que mientras el Nikkei cerró con una merma de 2,9% ( atención que si bien desde abril no había una baja semejante, en 2005 ganó 40%), éste es el mismo valor que perdió el Dow Jones World Stock Index, lo que sugiere que, más que un problema regional, lo que vimos ayer fue una cuestión global (sin negar que es notable la reducción en el ingreso de nuevos fondos a la Bolsa del Japón) y que en particular la baja o el desplome se relacionó con los papeles tecnológicos.

Dejá tu comentario

Te puede interesar