Brecha: exportaciones se estancan en el sector donde surgen unicornios

Economía

Las exportaciones globales crecen, pero cae la parte de Argentina. La participación de este sector en el empleo local llegó a un récord.

Después de diez trimestres consecutivos de caída, las exportaciones en la economía del conocimiento volvieron a crecer. Los empresarios llaman al Gobierno a no “dormirse”: las exportaciones en Argentina crecieron 13,8% en la última década, contra más de 100% en Uruguay y Colombia. A nivel empleo, el sector mantuvo los puestos de trabajo, y en algunas áreas, como informática, los incrementó. Así se desprende de “Argenconomics”, el último estudio que elaboró Argencon, cámara que agrupa a los gigantes del sector.

En el segundo trimestre del 2021, la economía del conocimiento logró exportaciones por u$s1.454 millones, un incremento de 12,4% respecto al mismo período del 2020. El dato interrumpió una serie de diez trimestres en caída. “Aún es prematuro saber si es un cambio de tendencia o solo un rebote coyuntural”, destacó el informe que elaboró la entidad que nuclea a empresas como Globant y Mercado Libre. Así, se mantiene como tercer complejo exportador, detrás del oleaginoso y cerealero. Sin embargo, a lo largo de 2020 registró una caída del 7,5% con respecto a 2019.

“Las perspectivas siguen siendo positivas”, aseguró Luis Galeazzi, director ejecutivo de Argencon, en diálogo con periodistas, durante la presentación del informe. El sector aguarda por el impacto económico de la ley de Economía del Conocimiento, en la que ya se adhirieron 300 empresas para tener fuertes incentivos, la mayoría de software, y hay 600 solicitudes en proceso de análisis. Además, desde enero del 2022, tendrán un incentivo extra: retenciones del 0% a las exportaciones.

Sobre el impacto de la eliminación de los derechos de exportación, Galeazzi explicó: “Es importante porque éramos el único país que gravábamos a los servicios del conocimiento. El Gobierno quitó un agravio inexplicable que tenía el sector desde 2019, pero no es tan importante en términos porcentuales, con una brecha cambiaria de más del 50%”. Por su parte, Santiago Mignone de PwC, agregó: “Es más simbólico que económico”.

Potencial

Entre 2010 y 2020, Argentina pasó de exportar en economía del conocimiento u$s5.335 millones a u$s6.559 millones, una suba del 13,8%. En el mismo período, Chile creció 18,2%, Colombia 103,9% y Uruguay 229,7%. “¿Qué pasó en Argentina? Nos quedamos dormidos”, manifestó Néstor Nocetti, fundador de Globant. “En Argentina seguimos teniendo potencialidad, pero no depende solo de las empresas, tiene que haber impulso del Gobierno, sobre todo en el sistema educativo”, agregó.

Es que por más que las exportaciones crecieron en la última década, pierden lugar a nivel global, en un contexto donde cada vez hay más intercambios entre los países en materia de conocimiento, debido a los cambios de hábitos que forzó la pandemia: teletrabajo, digitalización y bancarización. A fines de 2020, la exportación mundial de servicios basados en el conocimiento alcanzó un “récord histórico de participación”, al representar el 11,15% de las exportaciones globales. Por el contrario, la participación de exportaciones Argentina en el mundo cayó, de un 0,44% en 2010 a 0,25% en 2020.

Para Argencon, uno de los factores que explica esta caída es la “ampliación” de la brecha cambiaria, y los derechos de exportación sobre los servicios. Las consecuencias: “Una fuga de cerebros, protagonizada por profesionales de nivel medio y alto que migran al mercado informal para cobrar sus servicios en dólar libre, y una fuga de empresas que se ubican en países con mejores contextos normativos, cambiarios y tributarios, que pueden percibir el valor pleno de sus exportaciones”, describió el informe.

El caso Polonia

Desde las grandes compañías afirman tener una relación virtuosa con el Gobierno. “La economía del conocimiento tiene una continuidad de visión en todos los gobiernos, desde la ley de software de Roberto Lavagna para acá. Pero después están los temas macroeconómicos en el medio”, describió Sebastián Mocorrea, presidente de Argencon.

Pese a las limitaciones, de este ecosistema es de donde surgieron en el último año 5 unicornios de emprendedores argentinos, empresas que cotizan más de u$s 1.000 millones, apalancados por capitales internacionales. Y en cuanto a los puestos de trabajo, mientras el empleo tuvo una fuerte caída durante la pandemia, en la economía del conocimiento se mantuvo, en 436 mil trabajadores. Por lo que el porcentaje de participación en el total de empleo privado registrado llegó a un máximo histórico de 7%.

Como caso de éxito, las empresas miran a Polonia como un “faro” de lo que podría ser Argentina: aseguran que es un país comparable, por tener una población e ingreso per cápita similar. En este país las exportaciones alcanzaron los u$s30 mil millones, un crecimiento del 150% en la década. “Esto es más de lo que Argentina exporta de soja, en un país que hace 3 décadas era comunista”, afirmó Galeazzi. Así como Polonia abastece a Europa, aseguran que Argentina tiene el potencial de abastecer a Estados Unidos por mantener similar huso horario.

Dejá tu comentario