Flexibilización del cepo: el Banco Central busca captar u$s2.000 millones de exportaciones "blue"

Economía

Como anticipó Ámbito, los freelancers podrán recibir hasta u$s12.000 anuales sin liquidarlos al oficial. Las empresas accederán a parte de sus exportaciones para pagar sueldos en dólares. Apuntan a frenar la "fuga de talentos" y fortalecer la capacidad exportadora de las empresas.

El Banco Central finalmente avanzó en la creación de un régimen de disponibilidad de divisas para exportadores de servicios, con diferencia según si se trata de un freelancer o de una empresa. El objetivo es frenar la “fuga de talentos”, es decir, trabajadores de la economía del conocimiento que abandonan las compañías para vender sus servicios al exterior, al tiempo de lograr captar alrededor de u$s 2.000 millones anuales de “exportaciones blue”, que trabajadores independientes mueven en la informalidad.

“Es una medida positiva para todos”, aseguró a Ámbito María Apólito, secretaria de Economía del Conocimiento. “Ganan los que trabajan de manera independiente, ganan las empresas que van a poder mejorar sus ofertas laborales, y gana el país porque las empresas van a mejorar su performance exportadora”, detalló la funcionaria, quien en los papeles continúa en el rango de subsecretaria, debido a que no salió su designación en el Boletín Oficial, luego de haber sido ascendida, tras la partida de la Secretaría de Comercio Interior del Ministerio de Desarrollo Productivo.

La medida del Banco Central le permitirá a las empresas de la economía del conocimiento poder acceder a las divisas por el 50% de sus exportaciones incrementales, y destinar esos dólares a pagar hasta el 20% de las remuneraciones de los trabajadores. El Gobierno estima que el sector tiene una demanda insatisfecha de 20 mil personas, donde 15 mil son del sector del software. En el sector privado observan una rotación que asciende al 30% anual. “En el mundo hay un déficit de 1,5 millones de personas que necesitaría el mercado para satisfacer la demanda de la economía del conocimiento”, detalló Apólito.

En este contexto de escasez global de talento, la problemática se agrava por la brecha cambiaria. Una empresa grande que le paga a un trabajador entre $300 mil o $400 mil mensuales, destina en dólares unos u$s 3000 para ese empleado, al tipo de cambio oficial. Pero, si el trabajador se vuelve independiente y vende sus servicios al exterior por ese monto en dólares, y los trae al país por el mercado paralelo, prácticamente duplica sus ingresos.

En el sector público y privado estiman que esa “fuga de talento” implica un mercado informal superior a los u$s 2000 millones. Para tomar dimensión: en 2021, las exportaciones de carne en un país ganadero como Argentina fueron por u$s 2700 millones. Además, el monto es alrededor de un 20% de lo que exporta el sector en la formalidad. En 2021, las exportaciones fueron por u$s 6.422 millones, según el Indec.

Apólito estimó que la medida aumentará las exportaciones: “Las ventas al exterior venían planchadas en los últimos años, sobre todo desde 2018 cuando el gobierno anterior le puso retenciones a las exportaciones de servicios. Desde que sacamos las retenciones, las exportaciones aumentaron en casi u$s 1.000 millones, por lo que el sector es permeable a estos incentivos, si quieren pagar en dólares van a tener que exportar más”. El Gobierno aspira a llegar a los u$s 10 mil millones de exportaciones en 2029, que es cuando termina el régimen de economía del conocimiento. “Queremos analizar un semestre para ver cómo funcionan las medidas, pero me parece que vamos a cumplir esa meta antes”, anticipó.

Para los trabajadores que se desempeñan para el exterior, que ahora van a poder ingresar hasta u$s 1.000 mensuales en sus cuentas bancarias sin tener que liquidarlo en pesos, la medida es un “buen primer paso”, pero “los montos se quedan cortos”, aseguró a Ámbito Ignacio Lonzieme, secretario general del sindicato Unión Informática.

Apólito explicó por qué se determinó el monto de u$s 1000 mensuales (u$s 12 mil anuales). “Está pensado para pequeños profesionales, un monto más alto es mayor incentivo para el esquema del trabajo independiente, y nosotros apostamos a la creación de puestos de trabajo en empresas, registrados, con derechos, donde acceden a capacitaciones y son parte de proyectos exportables donde se agrega más valor. Sino, primarizás el conocimiento: una persona freelance puede desarrollar un algoritmo para el exterior, pero después una pyme de acá va a necesitar dólares para comprar la licencia del software completo que viene de afuera”.

En diálogo con Ámbito, Luis Galeazzi, director ejecutivo de Argencon, definió a la medida como positiva: “El principal problema del ecosistema es la fuga de talentos, con este instrumento vamos a poder mitigar la merma, porque vamos a poder pagar hasta el 20% en dólares. Que la gente tome la decisión de quedarse en una empresa porque cobra parte de su salario en dólares va a fortalecer los proyectos exportadores, el mercado da para que asciendan a u$s 8000 millones las exportaciones, pero hay que crear las condiciones”. De todos modos, anticipó que la gente que tomó la decisión de abandonar el sector privado difícilmente se pueda recuperar, pero la medida podrá “detener el flujo”.

Dejá tu comentario