Fijarán precio tope a 11 cortes de carne

Economía

Mejoró el panorama para resolver el alza continua de los precios de la carne, el rubro más relevante en materia inflacionaria aún sin resolución. Trascendió que en pocas horas más se anunciará un acuerdo con los principales referentes del sector por el que se pondrá un tope a los precios de 11 cortes. Tiene sentido más cuando se sabe que a ello se sumarán medidas para resolver el problema de fondo: el estancamiento del stock ganadero -la oferta- desde hace 30 años. Establecer precio tope a determinados cortes tiene al mismo tiempo más lógica que el fracasado acuerdo firmado en enero donde no se consideraban aspectos claves del consumo local. Tampoco tomaba en cuenta diferencias de precio según zonas: en La Boca, por ejemplo, el precio del lomo es mucho más barato que en Barrio Norte (y obviamente no es por costo de transporte). La suspensión a las exportaciones está en la mesa de negociación: allí trascendió que se levantará si al poco tiempo de lanzadas se verifica el éxito de estas medidas.

El sector ganadero, frigoríficos y el gobierno avanzaron ayer para llegar a un acuerdo que permitirá estabilizar los precios de la carne durante todo 2006. El cambio principal respecto de la negociación fallida de enero es que ahora se estipularán valores fijos para 11 cortes en vez de basar la estrategia alrededor de la media res, lo que al mismo tiempo impulsará un cambio en el histórico esquema de comercialización vigente en el país.

Las conversaciones las está llevando adelante el subsecretario de Agricultura, Javier de Urquiza, que anteayer se reunió con Felipe Solá y ayer analizó la letra del acuerdo en discusión con el ministro del Interior, Aníbal Fernández. La ministra de Economía, Felisa Miceli, también sigue de cerca las negociaciones. La orden que llegó desde la Casa Rosada es que toda la cadena involucrada con el sector ganadero y de la carne debe aceptar el acuerdo para que el mismo sea firmado.

Desde el gobierno aseguran que el futuro acuerdo no incluirá un levantamiento automático a la prohibición de exportar que rige por 180 días. «Primero queremos que los precios se estabilicen en el mercado interno y recién cuando veamos que funciona definiremos los pasos a seguir», explicaron desde la Casa Rosada.

  • Puntos principales

    La propuesta elevada por el sector exportador, que es la base de las negociaciones actuales, consta de tres puntos principales:

  • Precio de 11 cortes con rebajas leves respecto de los valores actuales y con estabilidad hasta fin de año. Los precios de referencia que se fijen deberán reflejarse en las carnicerías. Además, habría un valorreferencial para la media res.

  • Autolimitación de la industria a las exportaciones. Bajarían 40% respecto de 2005 y se concentrarían exclusivamente en los cortes más caros, dejándose de lado aquellos más demandados en el consumo interno.

  • Cambio en el esquema de distribución. Se dejaría de vender la media res desde los frigoríficos a las carnicerías para pasarse a tres cortes de esa media res en la primera etapa. La idea sería darle tiempo a la industria para que avance con la venta corte por corte como sucede en el resto del mundo.

    Algunos cortes tendrían precio más subsidiado, como el caso del asado, vacío y la nalga, aunque esto pasa ya a la etapa de detalle fino.

    Uno de los puntos más conflictivos pasa por el levantamiento de la prohibición de exportar. Los frigoríficos aseguran que esta es la condición para poder bajar algunos cortes en el mercado interno. Sin embargo, Economía sostiene que no aceptará levantar dicha restricción automáticamente y, por lo tanto, no figuraría en el acuerdo. En el Palacio de Hacienda confiaban en llegar a un entendimiento no mucho más allá de la semana próxima.

    Otro de los puntos que puede generar conflicto de la posición que mantiene el sector exportador es el pedido para que se prohíban las exportaciones a aquellos individuos o sociedades que no tienen frigorífico, por ejemplo, grupos que se organizan para efectuar una venta puntual al exterior. «Si además de la reducción de la venta de carne al exterior que proponemos se permite que otros sectores puedan vender no podrá mantenerse la estabilidad de precios en el mercado interno», sostienen. Quedarían fuera de esta medida aquellos productores que tienen asignado un cupo vía Cuota Hilton.

    El secretario de Agricultura, Miguel Campos, viene asegurando en los últimos días que en abril debería bajar el precio de la carne debido a distintas razones, como el hecho de que se apuraron en marzo la utilización de permisos de exportación y también bajó notablemente el remanente para vender al exterior de la Cuota Hilton. El sector ganadero coincide con este diagnóstico y también prevén un virtual « derrumbe» de los precios en el Mercado de Liniers que se trasladaría a las carnicerías.
  • Dejá tu comentario