El FMI pide más recursos para enfrentar una crisis "peor que la de 2008"

Economía

El organismo pondrá a disposición cuatro herramientas de asistencia a los países afectados por la pandemia. No hubo referencia específica al caso argentino.

La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva fue contundente al señalar que “es claro que entramos en una recesión en el mejor de los casos tan grave como en 2008, sino peor”. En una conferencia de prensa ofrecida esta mañana en Washington indicó que se espera una recuperación para 2021, pero sólo si se gana la batalla contra la pandemia y se asegura la liquidez internacional.

Previamente el organismo emitió una declaración conjunta de la la Presidenta del Comité Monetario y Financiero Internacional, Lesetja Kganyago, y Kristalina Georgieva señalando: “Estamos en una situación sin precedentes donde una pandemia mundial de salud se ha convertido en una crisis económica y financiera. Con una interrupción repentina de la actividad económica, la producción mundial se contraerá en 2020”.

Los países miembros ya han tomado medidas extraordinarias para salvar vidas y salvaguardar la actividad económica. Pero se necesita más”, sostiene la declaración de las máximas autoridades del FMI.

La directora del FMI dijo que solicitaron al G20 (las naciones más desarrolladas del mundo) reforzar los recursos con que el organismo cuenta para dar respuesta a la emergencia.

Para ello consideró necesario:

  • Duplicar los fondos de emergencia.
  • Impulsar la liquidez internacional a través de la localización de derechos especiales de giro.
  • Expandir el uso de créditos “swap” (de corto plazo).
  • Apoyar las acciones de los organismos bilaterales de crédito para atender la situación de la “pesada” deuda de los países pobres.


Las estimaciones del organismo multilateral calculan que los gobiernos han tomado medidas extraordinarias para enfrentar la pandemia equivalentes a 5 billones de dólares, es decir más del 6% del producto bruto mundial.

El FMI entiende que se debe dar prioridad al apoyo fiscal dirigido a hogares y empresas vulnerables para acelerar y fortalecer la recuperación en 2021.

Se evalúa que aunque el mayor impacto en la salud ha sido en las economías avanzadas, “los mercados emergentes y los países en desarrollo, especialmente los países de bajos ingresos, se verán particularmente afectados por una combinación de crisis de salud, una reversión repentina de los flujos de capital y, para algunos, una fuerte caída en precios de productos básicos”.

Dado que muchos de estos países necesitan ayuda para fortalecer su respuesta a la crisis y restablecer el empleo y el crecimiento, la declaración sostiene que son necesarias “acciones políticas fuertes y coordinadas”. En tal sentido, el FMI afirma que está listo para usar su capacidad financiera de 1 trillón de dólares para apoyar a sus países miembros.

El FMI ha tomado medidas para proporcionar alivio para el pago de la deuda de sus miembros más pobres bajo el Fideicomiso de Contención y Alivio para Catástrofes y se le pide que fortalezca su respuesta a la crisis al mejorar el acceso a sus facilidades de emergencia bajo el Servicio de Crédito Rápido. Más allá de sus préstamos tradicionales, el FMI explorará opciones adicionales para ayudar a los miembros que experimentan escasez de divisas.

Estos temas serán discutidos por la Junta Ejecutiva del FMI en las próximas semanas con miras a “aportar un sólido paquete de medidas para su consideración en las Reuniones de Primavera”.

Países emergentes

Georgieva precisó que los países emergentes se verán particularmente afectados por la caída en la demanda de exportaciones, del turismo y, sobre todo, por la salida de capitales que hubo del orden de 83.000 millones de dólares.

Al ser consultada sobre cómo podría ayudar el Fondo, respondió que movilizando su capacidad crediticia por 1,3 billones de dólares aunque, reconoció, que “no eran suficientes”.

El FMI tuvo hasta el momento “una excepcional” cantidad de 81 pedidos de asistencia de préstamos de los cuales 15 fueron pedidos por países de bajos ingresos y 31 de naciones con ingresos medios.

Por otra parte, aclaró que no están considerando el problema de la deuda del sector privado, pero admitió que “será necesaria una mirada conjunta”. No hubo ninguna referencia específica al caso argentino.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario