Habló Bernanke: continuará EE.UU. con la suba de tasas

Economía

Washington - El presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, dio a entender ayer que las tasas de interés van a seguir subiendo, porque la economía norteamericana está funcionando muy cerca de su plena capacidad y podría enfrentar mayores riesgos de un brote inflacionario.

En sus primeros comentarios desde que asumió el cargo hace dos semanas, Bernanke pareció dispuesto a dejar una imagen de ortodoxo, enfatizando la necesidad de mantener contenidas las presiones de los precios.

«El riesgo existe en que la actividad pueda exceder el ritmo sostenible, llevando en última instancia -ante la ausencia de una política monetaria que lo contrarreste- a una mayor presión alcista sobre la inflación»,
señaló Bernanke ante el Comité de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes.

«Nuestra estrategia es no elegir una tasa mágica o elegir una tasa a largo plazo mágica, pero sí considerar caminos alternativos de futuras políticas de tasas, y bajo cada tendencia alternativa intentamos hacer un pronóstico sobre hacia dónde va la economía»,
agregó.

«Sobre la base de estos pronósticos intentamos juzgar qué tendencias nos dan los mejores resultados en términos de nuestros objetivos», apuntó.

Bernanke manifestó su preocupación por el déficit presupuestario de los Estados Unidos y alertó sobre las implicaciones
«draconianas» para las finanzas públicas que podría tener el envejecimiento de la población.

«Estoy preocupado por la perspectiva de los déficits. Creo que reduce los ahorros nacionales y, por lo tanto, pone en peligro en algún punto la prosperidad futura de nuestro país e incrementa el peso que enfrentarán nuestros hijos y nietos»,
dijo.

Al ser consultado por un miembro del Comité de Servicios Financieros si los ingresos impositivos eran lo suficientemente altos, Bernanke indicó:
«¿Comparado con qué? Es cuestión de ver cuán grande va a ser el gobierno. Hay un déficit, me gustaría verlo más bajo, pero depende del Congreso decidir si eso debería hacerse con mayores impuestos, menores gastos o una combinación de los dos».

El mercado no asimiló de entrada estos conceptos y comenzaron a caer la bolsa, los precios de los bonos y subió el dólar. Después, todo se calmó cuando el mercado entendió que los conceptos del sucesor de Alan Greenspan, que asumió el 1 de febrero pasado, son consistentes. Wall Street terminó en alza (el Dow Jones superó los 11.000 puntos por primera vez en 5 años al trepar 0,28%), el petróleo en baja y los bonos, igual que el día anterior.

La Fed ha elevado las tasas de referencia a 4,5% anual en 14 pasos pequeños desde junio de 2004 y los mercados prevén que la Fed liderada por Bernanke impulsará el costo del crédito en su próximo encuentro del 27 y 28 de marzo,
con una buena probabilidad de llegar a 5% a mediados de año.

En la presentación del reportede política semianual de la Fed ante el Congreso, Bernanke dijo que los datos económicos recientes, como la fuerte subida de las ventas minoristas de enero, «sugieren que la expansión económica sigue en curso» tras un sólido 2005.

• Industria

En su reporte de la producción industrial, la Fed dijo ayer que mientras el uso de la capacidad en general descendió a 80,9%, la capacidad utilizada de diciembre fue revisada al alza y en el sector manufacturero subió a su mayor nivel desde julio de 2000.

Bernanke dijo que estaba de acuerdo con una evaluación que hizo el 31 de enero el
Comité de Mercado Abierto (FOMC, por sus siglas en inglés) de la Fed, de que podría ser necesaria cierta «afirmación» de la políticamonetaria. Pero admitió que se habían hecho «avances sustanciales» para llevar las tasas a un nivel más normal, desde el bajísimo 1% en el que se encontraban antes del inicio de la campaña de ajuste.

«Como consecuencia de ello, en los próximos trimestres el FOMC tendrá que hacer evaluaciones sobre la marcha acerca de los riesgos tanto para la inflación como para el crecimiento, y las acciones de política dependerán cada vez más de los datos que vayan entrando», dijo Bernanke.

Bernanke subrayó los riesgos inflacionarios, pero también dijo que los altos precios energéticos podrían actuar como una carga sobre la economía, y dijo que la posibilidad de una desaceleración del mercado de la vivienda de los Estados Unidos, después de un auge prolongado, debía observarse de cerca.
Bernanke sostuvo que los funcionarios de la Fed esperaban que la economía crecerá 3,5% este año y 3 o 3,5% en 2007.

La tasa de desempleo de los Estados Unidos, que bajó a un mínimo en cuatro años y medio de 4,7% en enero -un dato que se conoció después de que la Fed hubiera preparado sus proyecciones-, cerraría este año y el próximo entre 4,75% y 5%. La inflación estructural fue estimada en 2% este año y en 1,75% a 2% en 2007.

El titular de la Fed se mostró a favor del libre comercio y señaló, además, que debería instarse a China a respetar los derechos de propiedad intelectual.

«Pienso que el libre comercio ha moderado la inflación en cierto punto por la suma de competencia porque con un dólar más fuerte, los precios de las importaciones han sido moderados. Por lo que eso ha sido un factor positivo», afirmó Bernanke.

Dejá tu comentario