5 de noviembre 2008 - 00:00

Hoy hay bancos: tregua por 15 días en el sector

La virtual toma de la sede del Macro en Reconquista y Sarmientofue una de las medidas dispuestas ayer mientrasnegociaban gremio y gobierno.
La virtual toma de la sede del Macro en Reconquista y Sarmiento fue una de las medidas dispuestas ayer mientras negociaban gremio y gobierno.
El gobierno presionó ayer a la Asociación Bancaria y logró levantar el paro que el sindicato dirigido por Juan José Zanola había convocado para hoy. El Ministerio de Trabajo obligó ayer al gremio a firmar la conciliación obligatoria por 15 días, por lo que hoy las entidades financieras abrirán y atenderán normalmente al público. A cambio, la cartera que conduce Carlos Tomada se comprometió a hacer que los bancos retrocedan en las suspensiones y despidos denunciados de unos 1.200 empleados que para el sindicato se produjeron en los últimos 30 días, y que para el gobierno aún no están confirmados. Si se concretaran, la promesa es aplicar el Programa Preventivo de Crisis (PPC), por el cual la entidad no podría decidir suspensiones o despidos durante seis meses, mientras se analiza la situación económica general y puntual del banco que generó el conflicto. Para más adelante quedará la evaluación del pedido del gremio del pago de un premio de 1.000 pesos para fin de año. Y para mucho más adelante, el análisis de la denuncia que la Bancaria hizo contra algunas entidades concretas sobre supuestas tareas de desestabilización contra el gobierno de Cristina de Kirchner (más específicamente, venta de bonos y compra de dólares).

Después de una negociación de unas tres horas, el gremio y los representantes de las tres cámaras que agrupan a las empresas de capital privado y público firmaron ayer este acuerdo de conciliación en la sede del ministerio de Callao, que durará 15 días. En el medio, Trabajo se comprometió a estudiar caso por caso la situación de los bancos denunciados por el gremio. El ministro había recibido la orden desde Olivos de presionar a las dos partes por un acuerdo, ya que la sola imagen de sucursales cerradas en dos jornadas (mañana es el día del trabajador del sector y tampoco abrirán los bancos) justo cuando debía cobrar sus haberes la mayoría de los empleados en relación de dependencia y sus pensiones los jubilados, alteró la tranquilidad planificada por la Presidente. Desde el principio sabía entonces Tomada que si no había respuesta de la Bancaria, todo terminaríacon una conciliación obligatoria y la suspensión de hecho del paro.

  • Mensajes

  • Sin embargo, la situación no fue fácil. Ya temprano el sindicato envió mensajes directos al gobierno. Después de mucho análisis, se decidió que el inicio de las negociaciones sería la toma violenta de la sede del Banco Macro, de Sarmiento y Reconquista. Sabe el gremio que la entidad es propiedad de la familia Brito, los banqueros más cercanos a Néstor y Cristina Kirchner. Paradójicamente, no se trataba de ninguna de las entidades que, hasta ayer a la mañana, el gremio señalaba como los responsables de los 1.200 despidos y las suspensiones encubiertas. Una vez demostrado cuál era el sentido de la protesta, la dirigencia sindical, con Zanola a la cabeza, concurrió a Trabajo y comenzó a negociar.

    Finalmente, tras un tira y afloja de varias horas, el paro quedó en suspenso y las partes se tomarán dos semanas para tratar de llegar a un acuerdo. Por el lado empresarial, estuvieron en el encuentro representantes de ABA, bancosextranjeros, ADEBA, bancosnacionales y ABAPRA, bancos provinciales, públicos y cooperativos.

    Desde el lunes, camionetas y delegados de la Bancaria se dedicaron a recorrer las principales entidades financieras del país convocando al paro y denunciando los despidos de cientos de trabajadores. La convocatoria incluyó la toma de algunas sucursales, el reparto de volantes y recorridas por la city porteña arengando a los empleados para que se sumen a la protesta.

    Ayer a media tarde, y mientras se negociaba en la sede del ministerio de Callao, el secretario de Prensa de la Bancaria, Eduardo Berrozpe, responsabilizó a los banqueros por los «incidentes que están ocurriendo». Luego, fuentes del gremio reconocerían que parte del conflicto violento dentro de las entidades se debía a la feroz interna que Zanola mantiene dentro del gremio, a partir de las embestidas del dirigente Raúl Fontana, de la filial Buenos Aires.

    Dejá tu comentario

    Te puede interesar