Inflación de EEUU llegó a 8,3% anual y se mantiene en máximos de 4 décadas

Economía

La inflación en EEUU podría haber dejado atrás su techo (8,5% de marzo), pero sigue en alza. El IPC se ha situado en el 8,3% en abril, un dato que sigue siendo históricamente elevado, aunque presenta una leve caída de dos décimas respecto al IPC de marzo.

La inflación de EEUU está lejos de ser transitoria. Los precios al consumidor de EEUU aumentaron más de lo previsto en abril y empuja el endurecimiento de la política monetaria de la Reserva Federal (EEUU).

La inflación en EEUU podría haber dejado atrás su techo (8,5% de marzo), pero sigue mostrando una fuerza inusitada. El IPC se ha situado en el 8,3% en abril, un dato que sigue siendo históricamente elevado, aunque presenta una leve caída de dos décimas respecto al IPC de marzo. Los expertos habían previsto un IPC entre el 7,9 y 8,1%.

Por su parte, se proyectó que el IPC núcleo aumentaría un 0,4% respecto al mes anterior, mientras que el indicador principal aumentaría un 0,2%, según las estimaciones medianas en una encuesta de economistas de Bloomberg.

Si bien el último informe muestra que la inflación de EE. UU. probablemente haya alcanzado su punto máximo, las cifras subrayan la amplitud de los aumentos de precios en la economía y, cuando se combinan con el crecimiento de los salarios firmes, sugieren que la inflación seguirá siendo elevada durante bastante tiempo.

"Los datos de abril confirman que el máximo de la inflación en Estados Unidos parecería haber quedado en el primer trimestre de este año. Sin embargo, la elevada inflación de servicios favoreció las preocupaciones respecto a la velocidad de convergencia. Esto último será muy relevante a la hora de dimensionar la extensión y velocidad del ciclo de suba de tasa de política monetaria de la Reserva Federal hacia adelante", afirmó Nicolás Kohn Analista de research de Balanz.

Actualmente, la curva de rendimientos incorpora una tasa de política monetaria en 2.75% hacia fin de año y 3.25% en 2023. Sin embargo, estos estimados "pueden fácilmente elevarse si el descenso de la inflación es menor al esperado y con mayor resiliencia, ya que en este caso la Reserva Federal seguramente tendrá que tomar una postura más restrictiva para poder llevar la inflación hacia la meta. Esto naturalmente implicará mayores tasas de interés, algo que probablemente termine presionando al resto de los activos, por ejemplo, las acciones", agregó Kohn

A pesar de que la Fed elevó las tasas de interés, incluida la mayor alza de tasas desde 2000 la semana pasada, los vientos en contra globales como los cierres de China y la resistente demanda de servicios pueden significar un camino lento hacia la meta del 2% del banco central.

El presidente de la Fed, Jerome Powell, señaló la semana pasada que los funcionarios están abiertos a varios aumentos de medio punto en la tasa de referencia del banco central en los próximos meses. El IPC ayudará a dar forma a las estimaciones del índice de precios de gastos de consumo personal de abril, el indicador de inflación preferido de la Fed, que se publicará el 27 de mayo.

Una expectativa clave para una moderación de la inflación este año depende de la desaceleración de los precios de los bienes a medida que los estadounidenses trasladan sus ingresos discrecionales a actividades como viajar y salir a cenar. La inflación de los bienes disminuyó, mientras que los costos de los servicios aumentaron al máximo desde 2001 mensualmente.

"La inflación de marzo parece haber mostrado un pico en la principal economía del mundo. Sin embargo, los datos de abril, mostraron una leve reducción en el margen. Con cautela y tolerancia al riesgo, somos constructivos con algunos activos de alta calidad en estos valores, como así también comenzamos a ver con agrado algunos yields de bonos corporativos en el exterior", señaló Inviu Research.

Dejá tu comentario