El ingreso per cápita familiar aumentó por debajo de la inflación

Economía

Un informe realizado por IDESA asegura que entre el primer trimestre del 2020 y el primer trimestre del 2021 hubo una pérdida de poder adquisitivo del 20%.

Entre el primer trimestre del 2020 y el primer trimestre del 2021 el ingreso per cápita familiar en Argentina aumentó en torno al 21%, mientras que la inflación entre los trimestres mencionados se mantuvo cerca del 41%. Es decir, hubo una pérdida de poder adquisitivo del 20%, según el Instituto para el Desarrollo Social Argentino (IDESA).

El Centro de Estudios explicó a través de los datos oficiales del INDEC, que en lo que respecta a hogares, entre los primeros trimestres de 2020 y 2021, perdieron el 10% del poder adquisitivo de sus ingresos. Pero esta cifra se diferencia de acuerdo a las clases sociales.

En base a una pirámide social con cuatro clases: baja, media baja, media y alta, en donde la baja son los hogares pobres, que no alcanzan a adquirir una canasta básica total (CBT); la media baja, que si bien no es pobre, es vulnerable y dependiente del contexto para pasar o no a la pobreza; la media, que ocupa un lugar más estable; y, por último la clase alta, que obtiene ingresos por más de 4 CBT, se obtiene que entre el primer trimestre de 2020 y el primer trimestre de 2021 (entre los cuales golpea de lleno la pandemia) hubo un gran deterioro social.

La clase baja pasó de representar el 25% de los hogares en el 2020 al 31% en el 2021. Y la clase media baja pasó del 8% al 10%. Esto implica, según este estudio, que hay 1.6 millones más de argentinos en pobreza o situación de vulnerabilidad respecto al 2020. La contrapartida de este fenómeno es que se achicó la clase media, que pasó del 51% de los hogares al 48% y la clase alta, que pasó del 15% al 11%.

En las conclusiones se detalle que: "si la inflación sigue en torno al 50% anual es muy probable que el el encarecimiento de la canasta básica total lleve a un mayor deterioro de la pirámide social, puesto que pocas paritarias cerraron valores cercanos a la inflación y tampoco hay perspectivas de mejora en la calidad de los trabajos. La ayuda social podría compensar en parte este deterioro, pero será otro remedio temporal".

Temas

Dejá tu comentario