Lorenzo: "La inflación en alimentos se estancó en un 1,3% semanal"

Economía

El director de la consultora LCG, Guido Lorenzo, estimó que la inflación en el rubro Alimentos y Bebidas se estableció en un rango de entre el 1% al 1,3% semanal, por lo cual considera difícil que el IPC pueda bajar a un nivel del 2% a partir de abril. Lorenzo plantea que desde febrero comenzó a resentirse la recuperación económica y que si bien en el promedio en 2021 va a haber una suba del PBI la actividad puede describir una curva parecida a una W. A continuación la charla que mantuvo con Ámbito.

Periodista: ¿Cómo ve la dinámica de la inflación? ¿Lo que dice el ministro Martín Guzmán de que en abril empezaría a bajar es cierto?

Guido Lorenzo: Yo la veo alta. Lo que dice Guzmán no lo estoy viendo en los números. En marzo comenzaron a atrasar el tipo de cambio, y no parece que esté dando resultados. Los economistas se ilusionan con que en el segundo semestre eso va dar resultados. Pero yo no veo eso.

P.: ¿Puede tener alguna consecuencia posterior el atraso del tipo de cambio?

G.L.: Si la única medida es esa, lo único que se va a estar haciendo es difundir la inflación en el tiempo. La que no se tenga ahora la vamos a tener cuando se actualice el tipo de cambio.

P.: ¿Hay algún sector que esté motorizando los precios?

G.L.: El rubro alimentos y bebidas aceleró fuerte en marzo y ahora se estancó arriba del 1% al 1,3% semanal. Eso representa un 30% del IPC. Luego están los precios regulados que maneja el gobierno. El resto es lo que acompaña. Un mes puede ser la telefonía, en otro la educación, en otro, las expensas. Pero Alimentos y Bebidas es un buen pulso de lo que viene siendo el ritmo de remarcación.

P.: ¿Se viene frenando el ritmo de crecimiento de la economía? En el último reporte de LCG marcan una baja del 0,5% intermensual en febrero.

G.L.: Yo en principio supuse que se trataba de algo focalizado en algunos sectores de la industria (paradas de plantas automotrices). Si uno se fija en la ocupación de la capacidad instalada sigue siendo baja, debajo del 60%. Eso refleja algún tipo de problema relacionado con dificultades para importar. En la construcción se ve un freno, que es algo lógico, en el sentido de que ya estaba en nivel bastante superior a la pandemia. Creo que llegó al tope.

P.: ¿Los aumentos de salarios de este año están dando resultados?

G.L.: Los aumentos de salarios de este año me parece que están siendo insuficientes, en relación a los aumentos de precios. Se va quedando sin nafta la demanda. Si uno lo ve por el lado de la oferta hay sectores que están operando con optimización baja. Hay desempleo. Es decir, hay recursos. Lo único que puede trabarse es la disponibilidad de divisas.

P.: Según el Gobierno y algunos economistas la curva de la economía es una V. ¿Coincide con eso?

G.L.: Creo que habrá que ver ahora los índices intermensuales. Hay algunos adelantados como el Construya que empiezan a resentirse. Probablemente la menor actividad por restricciones a la movilidad también afecte. Lo que veo es que va a tener más una forma de W. Una actividad que cae, sube. Luego como producto de la segunda ola una economía que se queda sin nafta vuelve a caer un poco y después se recuperará seguramente.

P.: ¿Los pronósticos de crecimiento para 2021 del FMI y del REM del BCRA se pueden mantener?

G.L.: En un escenario muy pesimista de cierre de actividades, a mi me la economía por el nivel que llegó el año pasado como base de comparación, si en 2021 se cierra como en 2020 la economía no cae. Entonces, desde ahí se pueden poner restricciones y la economía va a crecer año a año, promedio a promedio. En enero había un nivel alto. Si quedaba ahí la economía crecería 8%. Mantengo un pronóstico de entre 5,5% y 6,5%.

P.: En el último informe de LCG advierten que los pasivos remunerados del BCRA llegaron al 10% del PBI ¿Es preocupante esto?

G.L.: Es preocupante porque el nivel es alto, y porque es una bola de dinero que siempre está ahí con posibilidad de salir a la calle y por la dinámica. Esa plata paga intereses, la tasa de pases o la de Leliq. Son intereses cada 7 o 28 días que después hay que ir absorbiendo. La tendencia es al crecimiento. A eso hay que sumarle la emisión para cubrir el déficit. Eso lo van a esterilizar. Así como me preocupaba la bola de Lebac del macrismo, esta es igual. Tiene la misma lógica. Es un 3,2% mensual, con lo cual se termina pagando un 46% anual en línea con la inflación.

P.: Igualmente la emisión de este año está muy por debajo de la que fue el año pasado…

G.L.: Si, esperamos que sea bastante menos. No creemos que vaya a haber dificultad para cumplir el mix de financiamiento de 60/40 establecido en el presupuesto. Si se corta esto la pregunta es cómo se financia y entonces la discusión pasa a estar por el lado fiscal. Creo que la economía todavía necesita de ese oxigeno.

Dejá tu comentario