Una familia porteña necesitó $66.545 en julio para no ser pobre

Economía

Los datos contemplan a una familia compuesta por una mujer y un varón económicamente activos, propietarios de vivienda con dos hijos menores de 12 años.

Según datos de la Dirección General de Estadística y Censos (DGEyC) una familia tipo propietaria en la Ciudad de Buenos Aires necesitó al menos $66.545 para cubrir los gastos de la Canasta Básica Total (CBT) y no caer por debajo de la línea de pobreza.

El informe de calculó además que, un hogar compuesto por una pareja económicamente activa que no alquila, y con dos hijos, precisó unos $35.340 para no ser considerados indigentes.

La Canasta Alimentaria (CBA), registró un aumento de 54,6% respecto de julio del 2020. Si la comparación se realiza contra junio, el salto fue de 2,19%. Para no ser considerada pobre, esa misma familia precisó una entrada mensual de $66.545.

El ajuste interanual de la Canasta Básica Total llegó al 48,4%, al tiempo que en la medición mensual el incremento fue del 2,3%. En tanto, para una pareja de 25 años económicamente activa y no propietarios de vivienda, el costo de la Canasta fue de $45.183, mientras que la alimentaria se ubicó en $21.436.

El análisis de la DGEyC precisó que el monto para ingresar a la denominada "clase media" se tienen que percibir ingresos entre $102,764,93 a $328,847. En situación de pobreza no indigente los ingresos se encuentran entre $35.339,66 a $66.545,24 y el denominado "sector medio frágil" rondará entre los $82.211,94 a $102.764,92.

En cuanto a los jubilados, el informe sostuvo que un hogar de adultos mayores, económicamente inactivos, pero propietarios de la vivienda, debió obtener mensualmente al menos $32.662 para no ser pobres. A partir del 1 de septiembre el haber jubilatorio ascenderá a $25.922, por debajo de la cifra señalada por la Ciudad de Buenos Aires.

Familias que pagan alquileres

Según el Centro de Educación Servicios y Asesoramiento al Consumidor (CESyAC), una familia porteña necesitó en julio $4.817,05 diarios para vivir. De ese monto, $3.574,18 (74%) son para contratar los servicios básicos para el hogar, mientras que $1.242,87 (26%) para adquirir productos de consumo masivo. En tanto, el presupuesto mensual computado cerró en $144.511,67. Para llegar al número final, de $144.511,87 mensuales, el relevamiento toma el alquiler de una vivienda, los gastos de un auto de 10 años de antigüedad, el abono de medicina prepaga, la cuota de un colegio privado de dos niños y el abono familiar en un club.

El informe también destaca que en julio, los aumentos más relevantes en el rubro de productos de consumo masivo se vieron en las bebidas (11,34%), frutas y verduras (6,79%) y comestibles envasados (6,52%).

Temas

Dejá tu comentario