Insisten bases ruralistas con un megaacto de protesta el 25

Economía

Porque se sienten fuertes en la pulseada con el gobierno o debido a la exigencia de sus bases regionales, los dirigentes de las entidades ruralistas que rechazan la política oficial decidieron ayer prolongar por seis días más el paro, en las mismas condiciones actuales (es decir, con cortes al paso de camiones con granos para exportación). Agresivos, también le redoblaron la respuesta al llamado a dialogar del gobierno. Pero, con una agenda precisa que encabeza el tema polémico de las retenciones móviles, punto central de su queja. No se quedan ahí: quieren acto multitudinario el 25 de mayo, junto al Monumento a la Bandera, en Rosario, lugar sobre el cual ya comenzó la clásica interna en torno a concurrentes y espacios en el escenario. Seguro que asistirán intendentes excomulgados del kirchnerismo de Entre Ríos, Córdoba, Santa Fe y Buenos Aires que apoyan la protesta. ¿Dejarán las entidades rurales sumir este acto de protesta contra el gobierno en la dialéctica de la política? Anoche, Elisa Carrió afirmó que concurrirá. No hará lo mismo Mauricio Macri -permanecerá en Capital Federal-, pero sí irán legisladores de su bloque parlamentario. También Francisco de Narváez hacía consultas para pedir participación, aunque se lo confiesa como un activo sostén de la protesta. Las entidades que encabezan la queja afirman que convocan a un acto sectorial, no político, y que se resistirán a que se los confunda con pujas de poder. Si hasta juran que invitan a todos, hasta a Néstor y a Cristina de Kirchner.

El campo anunció ayer que continuará con el paro agropecuario, basado en no comercializar granos con destino a la exportación hasta el próximo miércoles, aunque le pidió una audiencia urgente a Cristina Fernández de Kirchner a través de una carta abierta para tratar el tema de las retenciones.

Los cuatro presidentes anunciaron -a través de una conferencia de prensa en Santa Fe- que realizarán un acto multitudinario el 25 de mayo en Rosario, en el Monumento a la Bandera, para demostrar que el campo «está unido y en busca de una política agropecuaria a largo plazo».

Además, los dirigentes reiteraron que la oposición lanzó una campaña para reunir un millón de firmas con el objeto de que -aplicando la iniciativa popular- se obligue al Congreso a debatir un proyecto de derogación de la Resolución N° 125.

Los dirigentes aseguraron que los temas a tratar son muchos: el principal es un cambio en las retenciones móviles, «la gota que rebalsó el vaso» y generó el anterior paro agropecuario, que se extendió por 21 días. Pero también aseguran que necesitan que se ponga en marcha de manera urgente lo ya acordado con la Presidente en las anteriores reuniones en relación con carnes, lácteos, trigo y economías regionales, e insistieron con que el campo necesita una política agropecuaria sustentable que dé previsibilidad a los productores.

Los dirigentes informaron que hasta el momento no recibieron ninguna llamada oficial para solucionar el conflicto, aunque reiteraron que están abiertos al diálogo.

«Necesitamos actos de grandeza, tenemos que hacer nuestro máximo esfuerzo para encontrar entre todos una solución», sostuvo Eduardo Buzzi, titular de la FAA.

«Hay que reconocer que hay un mensaje más conciliador por parte de la Presidente, pero también es cierto que las soluciones no están, por eso le pedimos esta audiencia. Además, hay que destacar que la protesta de hoy es muy diferente de la anterior: no cortamos las rutas y dejamos pasar todo tipo de alimentos. Llevamos a cabo un paro pasivo al costado de las rutas sin dejar pasar los granos para la exportación e informando a los que circulan sobre la realidad del campo», dijo.

A su turno, el titular de CRA, Mario Llambías, afirmó que «no es una contradicción mantener el paro y pedir una audiencia a la Presidente. Por el contrario, creemos que con una audiencia podemos encontrar las soluciones que necesitamos».

  • Respuesta

    Al ser consultados sobre el discurso del piquetero Luis D'Elía, titular de la Federación Tierra y Vivienda, sobre el «llamado a dialogar», Llambías ironizó: «Eso lo puede contestar Luciano», en una clara alusión al presidente de la Sociedad Rural Argentina, Luciano Miguens, que fue atacado por un grupo de piqueteros K el miércoles al salir de la entidad ubicada en el centro porteño.

    Aunque finalmente la respuesta la dio Buzzi: «Nosotros no somos piqueteros de oficio o cortadores de ruta, estamos haciendo piquetes ocasionalmente por los problemas que tenemos pero no nos dedicamos a cortar rutas. Por el contrario, queremos volver a trabajar al campo». Llambías agregó que «no vimos la conferencia de prensa de D'Elía porque estábamos trabajando, no sé qué cargo tiene hoy en el gobierno pero no es un interlocutor válido para negociar».

    Con respecto a la suba de precios de los productos de primera necesidad, los presidentes volvieron a ratificar que los productores no son formadores de precios y afirmaron que el secretario de Comercio Exterior, Guillermo Moreno, fracasó con su política de precios.

    «Moreno fracasó con su política en trigo, carnes y leche. Si la voluntad del gobierno es mantener al funcionario en su cargo deberían revertir la política de precios», aseguró Llambías.

    Lo cierto es que el impacto del paro ya se hace notar de una manera fuerte y no sólo en la comercialización de granos, que hoy ya es nula, sino en muchas actividades que dependen del campo en el interior del país.

    Hay más de 100.000 trabajadores afectados en las fábricas de maquinaria agrícola y más de 15.000 en los frigoríficos. Además, se frenaron muchas operaciones inmobiliarias.
  • Dejá tu comentario