Intendentes definen hoy cómo vigilarán precios

Economía

Luego del anuncio del gobierno de instrumentar una «liga de seguimiento» de precios, basada en mecanismos de vigilancia ejecutados desde los municipios, los intendentes del conurbano se reunirán hoy para definir el formato y el alcance de ese paquete de medidas.

En dos tandas, los jefes comunales del Gran Buenos Aires desfilarán por la sede de la Federación Argentina de Municipios (FAM) para evaluar junto con los funcionarios de la Subsecretaría de Defensa del Consumidor cómo se desarrollarán los operativos de fiscalización.

A media mañana se reunirán los dirigentes del conurbano norte y a las 15 horas están convocados los del Sur. Los recibirán Patricia Vaca Narvaja y el titular de la FAM, Julio Pereyra, y está prevista la asistencia de intendentes de los distintos partidos políticos.

En esos encuentros, los representantes de las ciudades bonaerenses esperan decodificar cuáles son, en la práctica, las herramientas que tendrán en sus manos a partir de la firma del convenio realizada anteayer en la Casa Rosada, acto en el que
Néstor Kirchner volvió a cuestionar a los empresarios.

• Temario

La lista de temas para analizar y discutir es vasta:

• Los intendentes, ante todo, quieren conocer qué facultades y qué obligaciones tendrán en adelante. Se sabe, genéricamente, que actuarán como «comisarios» de precios mediante la realización de monitoreos y luego podrán difundir listas de precios referenciales.

• Pero reinan las dudas sobre la «utilidad» de esas medidas y, sobre todo, por las implicancias que tendría «escrachar» a los que tienen precios altos, que no son precisamente los hipermercados. Esto podría incluso generar especulaciones, ante la selección de menos comercios para favorecer a otros.

• En esa línea, la mayoría de los jefes comunales no quiere generarse frentes de conflictos con las cámaras de comercio de sus distritos con las que, en general, mantiene buena relación. Además, algunos municipios tampoco ven oportuno enfrentar a los hipermercados que son, en algunos casos, sus principales contribuyentes. Ayer, un intendente que comulga con el gobierno, dio un ejemplo:
«Lo que paga de tasa municipal un híper equivale a lo que pagan todos los comercios chicos en conjunto».

• Surgió, en paralelo, una preocupación política. Todos los jefes comunales, sin importar el partido al que pertenecen, suelen manifestar a modo de queja que son los últimos en la cadena de mandos y, en ese lugar, actúan como el frontón de todos los reclamos. Ocurre, por caso, con los temas vinculados a la seguridad a pesar de que la Policía depende del gobierno provincial. Ahora se plantea que, al quedar al frente del seguimiento de precios, a los jefes comunales los hagan responsables de una cuestión que los excede.

Dejá tu comentario