Economía

Invertir en un escenario de incertidumbre

El contexto afecta tanto a empresas grandes como a individuos que desean proteger su patrimonio de modo que no pierdan valor.

La situación económica y el escenario político actual generan un contexto de incertidumbre en cuestiones de inversiones que afecta tanto a empresas grandes como a individuos que desean proteger su patrimonio de modo que no pierdan valor.

Sumado a ello, frente a la circunstancia que se han restablecido regulaciones cambiarias (cepo) que impiden el libre flujo de capitales, resulta de singular interés analizar el impacto que tendrán dichas normas desde una perspectiva financiera y fiscal.

Si bien no hay única solución y cada situación debe analizarse de manera particular, consideramos que hay tres aristas que deben ser tenidas en cuenta en consonancia con la actualidad para hacer crecer el negocio y, frente a quienes no lo hacen, ganar mercado.

En efecto, hoy a que abordar: i. los aspectos cambiarios (buscar flexibilidad cambiaria), ii. la localización de la renta (poder optimizar la carga tributaria y correcto aprovechamiento de los impuestos pagados en el exterior) y iii. los aspectos financieros (atemperar el impacto de la inflación y dar liquidez a través evitar inmovilizaciones de pagos a cuenta fiscales).

Si analizamos bien estas tres cuestiones y logramos resolver la ecuación, el resultado será la maximización de las utilidades.

Desde un punto de vista práctico, a partir de la reinstauración del mercado único y libre de cambios (MULC), el mercado obtiene la flexibilidad cambiaria a través de operaciones bursátiles. De todos modos, quien opta por esta alternativa debe estar correctamente asesorado puesto que ante un cambio regulatorio podría resultar contingente .

A raíz de lo comentado anteriormente, otra inquietud puede versar sobre si es conveniente directamente invertir en el exterior.

Aquí, la localización de la renta, es un punto que no puede ser pasado por alto. Si el negocio está en el exterior y el inversor está en Argentina, es sumamente importante canalizar bien la estructura y el flujo de fondos para que tributariamente sea óptima. Interpretado así, el armado de la estructura societaria y la Ley de Economía del Conocimiento será una alternativa para reducir la carga fiscal y optimizar la utilización de los impuestos pagados en el exterior.

Por su parte, cuestiones inflacionarias y de devaluación de la moneda, también llevan a pensar en términos de ajuste por inflación y de reconocimiento de diferencias de cambio. Por ejemplo, posponer la carga tributaria o no tributar sobre diferencias de cambio, significaría una reducción de costos con relación a si ese pago se efectuaría a fecha de hoy o a futuro.

Por último, no podemos concluir sin antes mencionar (por el momento del año), a los fines de adecuar la carga fiscal a la realidad y bajar la exposición, inclusive, de contingencias, las distintas opciones y obligaciones a realizar para los cierres de diciembre de 2019 y que, a partir del 2 de enero, ya dejan de tener vigencia. Aquí, el reconocimiento de los deudores incobrables como ajuste típico o el diferimiento de reconocimientos de ganancias por la aplicación del régimen de venta y reemplazo, son cuestiones que contribuyen en este sentido.

En resumen, tal como mencionábamos más arriba, la incertidumbre política trae aparejada un sinfín de suspicacias: “van a bajar los títulos públicos”, “Argentina va a estar siendo mal vista en el extranjero” y otro tipo de argumentos que afectan en las decisiones de inversión del ecosistema empresarial del exterior y que debieran ser tenidas en cuenta por cualquier dueño de negocio o director financiero, en razón de ello, hay que abordar las cuestiones al alcance de la mano para ser competitivos.

(*) Socio de Impuestos y Legales, BDO en Argentina.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario