30 de abril 2008 - 00:00

Inversores desconfían y los bonos volvieron a sucumbir

Guillermo Moreno
Guillermo Moreno
La gran pregunta es: ¿dónde termina la caída de los bonos que ya alcanza dimensiones de catástrofe? Se ha llegado al absurdo de que es más negocio en este momento tener un bono defaulteado de la Argentina que cualquiera de los que están «performing».

El titular de un bono en cesación de pagos, al menos tiene la esperanza de un fallo favorable en Nueva York que le permita recuperar parte del dinero.

Los que tienen bonos del canje, deben venderlos a absoluta pérdida o cruzar los dedos y esperar que el gobierno empiece a medir la inflación de manera honesta. Por ahora, son las grandes víctimas de la inflación oficial.

No extrañó que los bonos del canje tuvieran otro día fatal, luego del rebote del lunes. El Discount en pesos bajó 2% y en el mes pierde nada menos que 14%. Desde que Guillermo Moreno tomó el control del INDEC a fines de enero de 2007, el título bajó 40% de su valor.

El cupón PBI, siguió recuperándose, subió 0,10%, porque el dividendo que paga a fin de año es alto y en relación con el precio rinde más que un plazo fijo. De todas maneras, su precio está condicionado porque el mercado no cree que el país seguirá creciendo al mismo ritmo.

  • Inflación

    Los bonos posdefault en pesos también sucumbieron. El BOGAR, que pagó cupón, fue uno de los más afectados. Perdió 1,70% con un elevado monto de negocios. También la pasó mal el BOCON PRO12 (ex cupón) al caer 2,85%. Los inversores saben que en los próximos meses la verdadera inflación seguirá oculta. Los de más largo plazo tienen posibilidades de beneficiarse en algún momento, con una medición de los precios más sincera.

    Los bonos posdefault en dólares tuvieron una de sus peores bajas. El BODEN 2013 perdió 1,30% con un fuerte monto de negocios.

    También bajaron todos los BONAR, que son los títulos más nuevos emitidos por el gobierno. El BONAR V en pesos perdió 1% y el día anterior había caído 4%.

    El riesgo-país siguió en alza y está en 584 puntos básicos.

    Entre la Bolsa de Comercio y el Mercado Abierto Electrónico (MAE), operaron nada menos que $ 2.500 millones, un volumen muy elevado, pero que muestra que continúa la huida.

    El dólar fue lo más tranquiloy previsible. Sin que el Banco Central tuviera que intervenir bajó un centavo a $ 3,20 para la venta al público. El euro cayó a $ 5,11 en las casas de cambio.

    En el Forex-MAE, el principal mercado mayorista, el retroceso también fue amplio y cerró a $ 3,1650. La divisa abrió sostenida, pero después del mediodía el mercado se llenó de vendedores que consideraron que a estos precios era conveniente desprenderse de los dólares.

    Para hoy la divisa está muy ofrecida. En el «offer» hay anotados u$s 80 millones mientras que el «bid» (demanda) suma u$s 10 millones.

    Los bonos, todos los días están buscando nuevos pisos y los esfuerzos para lograr algún rebote fracasan. Si alguien supiera cuándo termina la caída haría un buen negocio, porque podría volver al mercado a precios de gran liquidación.
  • Dejá tu comentario

    Te puede interesar