IRSA y fondo Pegasus pelean por el edificio "La Nación"

Economía

Siguen las ventas en el acotado mercado de los edificios de oficinas «premium»: el fondo Pegasus y la desarrolladora IRSA están peleando «cabeza a cabeza» para quedarse con los 20 pisos y cuatro subsuelos de cocheras de Bouchard 557, cuya propiedad comparten el diario «La Nación» y la Organización Techint.

El precio rondaría los 110 millones de dólares, a todas luces impensable hace tres o cuatro años, pero que refleja la casi nula oferta de oficinas «premium» justamente porque desde la crisis de 2001/2 casi no hubo construcciones en ese segmento.

Los posibles compradores tienen perfiles bien diferentes:   

  • IRSA nació hace varias décadas justamente como una empresa dedicada a bienes raíces, que más tarde -con el impulso que le dio Eduardo Elsztain, nieto del fundador- expandió sus actividades a áreas tan diversas como la producción agropecuaria (con su «hermana» Cresud), la hotelería (tiene el Intercontinental, el Sheraton Libertador y la mitad del Llao Llao) y los shopping centers (a través de su controlada Alto Palermo SA). Hoy Elsztain tiene como accionistas principales de su grupo a los magnates estadounidenses Edgar Bronfman y Michael Steinhardt.   

  • Pegasus es el fondo que controla -entre otras empresasa Musimundo y a las heladerías Freddo. Lo encabeza el economista Mario Quintana, que tiene como socios entre otros al estadounidense Dirk Donath, al francés Richard Gluzman y al colombiano Woods Staton, el introductor en la Argentina de McDonald's y actual presidente de Arcos Dorados SA. Con algunos de ellos más otros socios Quintana « inventó» en la Argentina el conceptode las cadenas de farmacias, con Farmacity (que no está entre los activos de Pegasus). Según trascendió, en las próximas horas Quintana anunciaría públicamente la voluntad de constituir un fondo para inversiones inmobiliarias, la primera de las cuales (si el precio es el correcto) sería el edificio de la calle Bouchard, vecino al Luna Park.

  • Diferencias

    Sin embargo, a pesar de las diferencias, cualquiera de los dos que compre el edificio seguirá dándole el mismo fin que tiene ahora: alquilarlo a sus actuales ocupantes. O sea, tanto Techint (que tiene varias de sus divisiones funcionando allí) como el diario de los Saguier Mitre seguirán en Bouchard, sólo que en carácter de inquilinos del futuro propietario.

    Ambos interesados están negociando en realidad con un fideicomiso que se constituyó para la construcción, y que tiene como accionistas a la editorial de los Saguier Mitre y al grupo que encabeza Paolo Rocca, más algunas AFJP y compañías de seguros, pero que es administrado por el Banco Río. Según versiones del mercado inmobiliario, Pegasus tendría alguna ventaja sobre IRSA, pero la operación todavía no está cerrada ni mucho menos. De todos modos, la definición de esta operación se concretará en las próximas semanas.

    El mencionado fideicomiso tiene fecha de caducidad, como todos estos esquemas financieros, pero no es inmediata. Pero Techint está desprendiéndose de sus inversiones inmobiliarias, seguramente para enfocarse en sus negocios principales (acero, caños) y financiar con estas ventas la ampliación de sus plantas industriales (por caso la de San Nicolás, inversión anunciada la semana pasada).

  • Incidencia

    En este sentido, cabe recordar que hace poco más de un mes Techint le vendió en u$s 26 millones la casi media manzana que poseía en Reconquista y Córdoba a la constructora Yar (de la familia Shargororvsky), que lo destinará a levantar un hotel, oficinas, cocheras y espacios comerciales. El FOT de esa ubicación permite erigir 46.100 m2 en superficie, más los subsuelos destinados a cocheras. Sin embargo, como es habitual en estos casos, esa cifra podría incrementarse en hasta 25%, merced a los «premios» (por espacios verdes, diseño, obras complementarias, etc.) que suele otorgar el municipio. Esto daría entonces una incidencia cercana a los u$s 600 el metro de alfombra (la superficie a la que efectivamente se le da uso comercial; el resto son áreas comunes, pasillos, cocheras, etc.), una cifra que corta el aliento.

    También el precio que pagarían Pegasus o IRSA es «fuerte»: algo más de u$s 3.200 el metro de «alfombra». Cuando se concrete, se cerrará una trilogía de grandes operaciones inmobiliarias en el microcentro, que además de las dos ventas de Techint, se completará con la del República.

    Allí, según cuentan en el mercado, IRSA es el principal candidato pero no el único. De comprar, sumaría la torre diseñada por César Pelli a su «porfolio» de grandes edificios de oficinas, que incluyen al Intercontinental Plaza, el «Rulero», el ex Pirelli frente a la estación Retiro y el Microsoft, a pocos metros del «La Nación», entre varios más.
  • Dejá tu comentario