La Bolsa subió 8% y el riesgo-país tocó nuevo máximo en 15 años

Economía

El S&P Merval recuperó algo de lo perdido, en una jornada en que se destacaron las acciones de YPF. Los bonos soberanos suavizaron sus pérdidas respecto a la sesión anterior: tuvieron una leve merma del 0,6%.

Tras el histórico “lunes negro”, la Bolsa porteña rebotó un 8,1%, impulsada por recuperaciones en el sector petrolero, en sintonía con la tendencia externa ante la expectativa de estímulos para mitigar el impacto de la epidemia del coronavirus en la economía global. Sin embargo, los bonos en dólares acentuaron su tendencia a la baja y el riesgo superó la barrera de los 2.800 puntos.

El índice bursátil S&P Merval escaló a 32.832 unidades, tras caer en el inicio de la semana casi 14%. Entre las mejoras del mercado bursátil se destacaron las acciones de YPF, con un incremento del 12,4%, para situarse en los $517,10. Dicho aumento se explicó porque el precio internacional del petróleo se recuperó, luego de derrumbarse un 25% en el comienzo de la semana, su peor caída diaria desde 1991, durante la Guerra del Golfo. Los futuros del Brent cerraron con un alza de 2,86 dólares, o un 8,3%, a u$s37,22 el barril, mientras que el crudo estadounidense West Texas Intermediate (WTI) subió 3,23 dólares, o un 10,4%, a u$s34,36.

En el mercado local, también fueron resaltables las performances de BBVA y Edenor, cuyos activos treparon un 11,7% y un 11,6%, respectivamente. Paralelamente, Telecom, Banco Macro, Transportadora de Gas del Sur, Grupo Financiero Galicia y Cablevisión mostraron aumentos superiores a la media, de hasta 8,6%.

A pesar del rebote, el analista de Rava, Joaquín Candia, sostuvo que “las perspectivas no son buenas ya que el coronavirus sigue expandiéndose y a esto se le suma que Arabia Saudita anunció que aumentará su suministro de petróleo crudo a un nivel récord en abril. Estos factores le agregan presión al mercado de valores que se encuentra corrigiendo luego de haber pasado mucho tiempo al alza”.

Por su parte, el riesgo-país subió 1,04%, a 2.812 puntos básicos, nuevo máximo desde 2005, cuando tocó casi 6.750 puntos previo a la reestructuración soberana de deuda.

En tanto, los bonos soberanos suavizaron sus pérdidas respecto de la sesión anterior. Mientras el lunes cayeron un 7,5%, en promedio, ayer tuvieron una leve merma del 0,6%. Sin embargo, los títulos más operados mostraron declives superiores a la media: el Bonar 2020 perdió un 3% y el Bonar 2024 un 1,3%. Del mismo modo, el DICA sufrió una variación negativa del 2,5%.

En un contexto de alta inestabilidad global, por la incertidumbre respecto al impacto del coronavirus sobre el crecimiento, el precio de los bonos argentinos comienza a tornarse atractivo para especuladores y holdouts, que empiezan a seguir de cerca ese recorrido a la baja. El director de Research for Traders, Gustavo Neffa, afirmó que “en caso de que falle la reestructuración de la deuda pública, los fondos buitre están al acecho”. “El riesgo es latente y complicado”, agregó el analista.

Dólar

El dólar solidario se mantuvo ayer casi estable y cerró dos centavos por encima de su valor previo a $84,14, ya que el minorista subió un centavo a $64,72.

En el segmento mayorista, la divisa subió seis centavos, a $62,59, a contramano de las monedas regionales, que se apreciaron tras el rebote en los mercados internacionales.

En una jornada con poco volumen operado, la oferta privada de divisas alivió la presión sobre el tipo de cambio, que se movió en la magnitud fijada por el BCRA, como viene ocurriendo en las últimas semanas. La particularidad fue que la autoridad monetaria apenas tuvo que vender un par de millones de dólares, cuando el lunes había desembolsado más de u$s100 millones.

Se trató del 13° incremento consecutivo en el mayorista aunque, si se analiza la tendencia de largo plazo, desde el 22 enero se registró apenas una baja, mientras que el resto de las variaciones fueron al alza. “Las compras de la autoridad monetaria efectivizadas con escaso margen de fluctuación comprimen la cotización manteniéndola en los valores establecidos para cada jornada, reduciendo todo lo posible la pérdida de recursos líquidos”, explicó el operador Gustavo Quintana.

Por otra parte, el dólar blue subió 25 centavos, a $79,75, nuevo máximo desde fines del año pasado, cuando llegó a operar a $80.

Paralelamente, el Contado con Liquidación (CCL) y el dólar Bolsa bajaron, luego de registrar máximos históricos en el comienzo de la semana. El CCL se contrajo $1,64 a $84,85, por lo cual la brecha con el dólar mayorista pasó a ser del 35,6%. De manera similar, el dólar MEP cayó $1,72 a $83,40, valor que dejó un spread del 33,2% respecto al mayorista. “Tras el repunte del lunes, las brechas rápidamente volvieron a exhibir una mayor calma ya que a pesar de la mayor cautela -tanto externa como local- la necesidad transaccional de pesos de los agentes económicos sigue actuando como amortiguador” explicó el economista Gustavo Ber.

El BCRA efectuó ayer la subasta de Letras de Liquidez (Leliq) a 28 días de plazo, que cerró con una tasa anual de política monetaria del 38%. El monto adjudicado fue de $73.157 millones, una cifra menor a los $128.500 millones que se renovaban en la jornada. Esto representa una expansión monetaria que, según los analistas, podría presionar sobre las cotizaciones bursátiles y el dólar blue.

En el mercado de futuros Rofex, se operaron u$s248 millones. Los meses de marzo y abril concentraron más del 45% de las operaciones y cerraron a $64,30 y $ 66,78; con tasas del 47,51% y 47,92%, respectivamente.

Las Reservas Internacionales del BCRA subieron ayer u$s8 millones, a u$s44.785 millones.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario