La exuberancia la generó la Fed

Economía

De lejos la mejor rueda desde el 21 de abril del año pasado, con los tres principales indicadoresmarcando la mayor suba porcentual desde entonces (el Dow 1,76%, trepando a 11.268,77 puntos, el NASDAQ 1,95% y el S&P 500 1,74%) y el índice Russell 2000 (de empresas pequeñas) cerrando en un nuevo récord. Si nos atenemos a que por cada siete alzas se contó una sola baja en el NYSE, podríamos decir que es la mejor rueda desde mayo de 2004. Tamaña suba fue el resultado directo de un coctel casi explosivo: baja inflación (de los precios mayoristas), fuertes ganancias empresariales (Merrill Lynch, Mellon Financial, etc.) y lo más importante de todo, algo que se pareció a una promesa de la Fed de finalizar con el proceso de suba de tasas. Como colofón y para despejar cualquier duda sobre la suba (se habló de alguna cobertura de posiciones anticipando el próximo vencimiento de opciones), un volumen anormalmente elevado con 1.800 millones de papeles en el mercado tradicional y 2.300 millones en el electrónico. Desde ya que no todas las noticias fueron buenas, pero la euforia fue tal que hasta las malas, como el nuevo récord del petróleo (la suba a u$s 71,6 por barril permitió a las cotizantes del sector ganar 2,5%), el desplome del dólar a 117,33 yenes y u$s 1,2319 por euro (los fabricantes de chips «volaron» 3,4%), la caída en el inicio de nuevas casas (una excusa para justificar la merma de la tasa de 10 años a 4,982% anual), los récords en el cobre y otros commodities (el ramo de materias básicas ganó 3,4%) sólo sirvieron para recalentar al mercado. Se puede explicar lo ocurrido de muchas maneras, pero lo cierto es que finalmente -y ya sin la influencia de Greenspan- la "paloma Bernanke" emitió su esperado/temido "cu-cu-rru-cucu".

Dejá tu comentario