23 de septiembre 2021 - 00:00

La Fed le puso fecha final a los estímulos

Será para mediados del año que viene. también podrían comenzar a subir las tasas.

Wall Street extendió ayer su rebote (Dow Jones +1%; S&P 500 +0,95%; y Nasdaq +1,02%) después de que la Fed anticipó que “pronto” comenzará a reducir su programa de compras de activos, un proceso conocido como “tapering”. Además, el banco central de EE.UU. recortó sus previsiones de crecimiento y elevó las estimaciones de inflación para el 2021. “Si el progreso hacia nuestros objetivos continúa ampliamente como se espera, el Comité (FOMC) juzga que pronto estará garantizado que se producirá una moderación en el ritmo de las compras de activos”, explicó ayer el organismo monetario en su comunicado. Sobre este punto también se pronunció Jerome Powell, presidente de la Fed, en la rueda de prensa posterior a la reunión, al afirmar que “si veo datos de empleo decentes, apoyaría empezar el “tapering” en la próxima reunión”. Así, agregó que “los miembros del FOMC creen que, si la recuperación sigue su curso, un proceso de “tapering” gradual que concluya en torno a mitad del año que viene es probablemente apropiado”. Asimismo, los funcionarios de la Fed han recortado las previsiones económicas para EE.UU. en 2021, al rebajar su pronóstico sobre el PIB del 7% al 5,9%. Además, han elevado su estimación sobre la tasa de inflación PCE del 3,4% al 4,2%; y sobre la inflación PCE subyacente del 3% al 3,7%. No obstante, han mantenido prácticamente sin cambios sus estimaciones sobre los precios para 2022 y 2023. En este sentido, la Fed sigue sosteniendo que la suba actual de la inflación no será duradera. “La inflación es elevada, reflejando en gran medida factores transitorios. Las condiciones financieras generales siguen siendo acomodaticias, reflejando en parte las medidas de política para apoyar la economía y el flujo de crédito a los hogares y empresas estadounidenses”, explicó la Fed.

Powell, sin embargo, no descartó que los precios suban “unas décimas” por encima del 2% en 2022 y 2023 (en lo que se refiere al indicador PCE) en la rueda de prensa posterior a la reunión, en la que insistió en la idea de que la suba de la inflación es transitoria. “Las expectativas de inflación están bien ancladas”, comentó al respecto.

Variante Delta

Sobre la evolución de la economía, la Fed señalo que el apoyo político y el progreso de las vacunaciones han ayudado a fortalecer su crecimiento. No obstante, ha reconocido el impacto de la variante delta, aunque sin mencionarla, al señalar que “los sectores más adversamente afectados por la pandemia han mejorado en los últimos meses, pero el aumento de casos de covid-19 ha ralentizado su recuperación”. Pese a que todos los miembros del Comité han apoyado el comunicado, no ha habido unanimidad sobre las previsiones de subas de tasas en 2022. De hecho, 6 de sus miembros cree que habrá un alza el próximo año, mientras 3 de ellos sostienen que habrá 2; y el resto, 9 participantes, prevén que no habrá ninguna.

Por su parte el consejero delegado de JP Morgan, Jamie Dimon, avisó a los inversores de que la Fed podría verse obligada a realizar un movimiento brusco en su política monetaria el próximo año. En declaraciones a la cadena CNBC, Dimon dijo que si la inflación de EE.UU. sigue disparada en los próximos meses la Fed podría verse obligada a actuar rápidamente. “Si la inflación sigue tan alta, se va a ver una gran reacción. Y no estoy prediciendo eso, pero es posible que tengan que hacerlo en algún momento del próximo año”, declaró Dimon.

Dejá tu comentario

Te puede interesar