La radiografía de los controles de precios

Economía

Hasta tanto no modifiquen la composición y la ponderación de los consumos medidos en el IPC, el gobierno seguirá incorporando los precios «que considere apropiados».

En la composición actual de los productos que se miden en el índice de precios, el rubro que más pesa es Alimentos y Bebidas, que representa 31,2% de los gastos familiares. Además, incide fuertemente en el cálculo de la canasta básica alimentaria y la canasta total.

Según lo informado ayer por el INDEC este rubro en los seis primeros meses del año sólo subió 4,9%. Dentro de Alimentos y Bebidas uno de los consumos que más pondera es carnes, con 7,3% y la carne vacuna con 4,5%. Esto explica la presión ejercida sobre este sector para mantener cortes de carnes a precios populares. El misterio es encontrar tiras de asado que cuesten 5% menos que en diciembre del año pasado (ver cuadro).

El secretario de Comercio, Guillermo Moreno, sólo se acuerda de los pescados cuando se acerca Semana Santa, esto explica que su precio haya subido 22,9% en lo que va del año. Es que en la composición del IPC los pescados implican casi 0,5% y la merluza representa sólo 0,36%.

Los productos lácteos y huevos, pondera casi 4% y la leche representa 1,38%. Este rubro desde diciembre subió 10,9%.

Por los controles y subsidios aplicados por el gobierno lograron que la leche sólo suba en lo que va del año 3,2%, pero como los huevos no están bajo la lupa del gobierno subieron 17,2%.

La culpa ahora es del zapallito. Las verduras también influyen mucho en la composición de la canasta del IPC, pues este segmento pondera 2,1%. A pesar de «dibujar» algunos indicadores se ve que «se les escapó el zapallito», que subió en lo que va del año 109,4% y, curiosamente, la lechuga bajó en 12%, pero el rubro subió 16,5% en lo que va de este año.

Los productos de panificación, cereales y pastas representan en el conjunto del IPC 4,5% y panificación 3% del total de esta categoríadonde el pan fresco sólo representa 1,6%. Y, los harineros y panaderos seguro que tendrán que poner las barbas en remojo con las amenazas de aumentos pues ya sus precios desde fin de año crecieron 6,3%.

Los fruteros deben dormir tranquilos pues según el INDEC sus precios disminuyeron 15,9% en los primeros seis meses del año. Para entender esta baja, los argentinos deben haber concentrado sus compras en los productos de estación.

Así, por ejemplo, en el mes de junio, todos comieron naranjas, ya que su precio bajó comparado con mayo 20,1% y alguna que otra banana, pues la pagó con una leve suba de 0,4%.

Las bebidas e infusiones pesan en el total del índice 3,7%.

El té en saquitos subió en lo que va del año 12,9% pero como, por suerte, no somos ingleses y tomamos mate, la yerba subió sólo 5,7%.

  • Transporte

    Tanto los gremialistas como los dueños de empresas de colectivos saben que finalmente el gobierno termina cediendo a sus demandas con más subsidios. Es que, si autorizan un aumento del boleto por mínimo que sea, éste le impactaría en el índice en casi 4,4%, un poco más que los gastos inherentes a la Educación que ponderan 4,1%, de hecho este segmento subió, según el INDEC, 5,6%.

    El rubro de Atención Médica y gastos para la Salud representa 10% del IPC. Por eso el gobierno otorgó aumentos pero modificando la metodología, así afecta a la meta inflacionaria oficial, así los gastos en salud acumulan una suba de 3,4% acorde con la inflación oficial de 3,9%.
  • Dejá tu comentario