20 de julio 2001 - 00:00

La recesión impactó fuerte en la siderurgia

La recesión impactó fuerte en la siderurgia
La producción siderúrgica creció fuertemente el mes pasado en las cuatro etapas del ciclo productivo con relación a junio de 2000, pero registró caídas en la mayoría de las líneas productivas respecto de mayo pasado por la retracción del consumo interno. La producción de acero crudo alcanzó las 375.100 toneladas en junio, lo que implica un incremento de 11,1% con relación a junio de 2000 y una caída de 5,4% contra el mes pasado. El primer semestre arroja así un acumulado de 2.190.900 toneladas de acero, siendo el más alto de los últimos años (con relación al primer semestre de 2000 creció 5,1%). «Este incremento no proviene de los fabricantes de acero vía producción de arrabio, ya que ésta fue ligeramente inferior respecto del año pasado. En laminados en caliente y en frío, si bien se refleja un incremento similar (4,8% y 6,9% respectivamente), esto pudo concretarse porque este año todavía no se realizaron las habituales paradas de mantenimiento de equipos», explica el Centro de Industriales Siderúrgicos (CIS).

• Temores

El sector que logró compensar parte de la caída del mercado interno con mayores exportaciones ahora teme que las medidas proteccionistas de Estados Unidos generen no sólo la caída de las ventas externas argentinas, sino un redireccionamiento del comercio hacia la región por las menores importaciones americanas.

Los datos de producción de junio pasado son:

Hierro primario, 305.500 toneladas, 6,7% inferior al mes anterior y 7% por encima del año pasado.

Acero crudo, 375.100 tone-ladas, 5,4% inferior a mayo pasado y 11,1% más que en junio de 2000.

Laminados terminados en caliente, 348.200 toneladas, 1,5% inferior al mes anterior y 12,8% más que el año pasado.

Planos terminados en frío, 116.500 toneladas, 3,4% menos que el mes anterior y 1,1% mayor a la del año pasado.

Los datos del CIS muestran que al contrastar junio pasado con mayo de este año, se ponen de manifiesto descensos en el hierro primario, sobre todo por parte de los productores de arrabio y en el resto de las etapas del ciclo siderúrgico.

«La menor producción de no planos en caliente se explica, fundamentalmente, por la constante retracción de la industria de la construcción. La caída de los planos laminados en frío se debió en parte a los mix de producción, que tuvieron un mayor porcentaje de espesores finos»
, señala el CIS.

Además del impacto de la recesión, ahora el sector siderúrgico enfrenta el cierre del mercado americano. Precisamente el 28 de junio pasado se reunió el Consejo Siderúrgico del Mercosur (Mercofer), del cual surgió claramente la preocupación por la actitud asumida por Estados Unidos de aplicar medidas de protección para los productores siderúrgicos locales (Sección 201), iniciando acciones de investigación para la fijación de cuotas y sobrearanceles (salvaguardas).

Distorsión

«Estados Unidos, con esta decisión política de defender su industria, va a generar una fuerte distorsión en el mercado mun-dial de acero», señaló el Mercofer, que en una declaración con-junta sostuvo que «se restringirán las exportaciones siderúrgicas de todo origen hacia EE.UU., por un período inicial de hasta cuatro años (el volumen de importaciones anules es de 37 millones de toneladas y equivale a la producción de toda la región).

«El efecto inmediato de esta medida será el desvío de comercio de acero de los países exportadores ya que, ante la pérdida del mercado americano, redireccionarán sus exportaciones hacia destinos desprotegidos como Latinoamérica», temen en la región.

El Mercofer solicitó a los gobiernos del Mercosur que apliquen en forma automática y urgente medidas de emergencia como elevar el Arancel Externo Común al máximo permitido por la OMC y, para los productos más sensibles, la aplicación de medidas de salvaguardia. «Será la única forma de preservar niveles adecuados de empleo y hacer viables las inversiones realizadas y de alentar a las empresas para que se sigan desarrollando en la región», advierten.

J.G.H.

Dejá tu comentario

Te puede interesar