La tasa está en el centro del tablado

Economía

No sabemos cuánto tiempo habrá de transcurrir para que el mercado bursátil repita una seguidilla de subas como la que acaba de finalizar, pero lo que sí sabemos es que desde 2004 no veíamos nada semejante. Terminó así una semana en la que el S&P500 amenazó al menos en cuatro ruedas distintas con cerrar por encima de todas sus marcas históricas, sólo para perder 0,46 por ciento viernes contra viernes. El Promedio Industrial, por su parte, cedió 0,36 por ciento, en tanto el NASDAQ se anotó una tercera semana consecutiva de baja al caer 0,05%. Es bueno aclarar que estos números hablan muy poco de lo ocurrido en la semana que, de no ser por la sorprendente suba del viernes (frente al feriado de hoy, muchos estimaban una retracción de los alcistas), cuando con muy bajo volumen el Dow trepó 0,49% a 13.507,28 puntos y el mercado electrónico 0,76% de la mano de las acciones de Coca-Cola y las del Mercado NASDAQ, apuntaban a ser mucho más dramáticos.

Con casi u$s 73.000 millones en operaciones de M&A anunciadas durante la semana, y sin que mediara ningún dato de la economía real que se pudiese definir como " significativamente negativo" (podríamos discutir el tema de China, pero no fue "sorpresa"), debemos apuntar nuestra explicación al cambio de percepción entre los inversores sobre el futuro de la tasa de interés (hace tres semanas que la tasa viene creciendo y hoy está cercana a 4,86 por ciento anual a 10 años). Mientras hace dos meses la chance de una rebaja en los Fed Funds para agosto se calculaba en torno a 90 por ciento, hoy esa cifra ha caído a 40%. Más dramático todavía es el desplome de las expectativas para setiembre que de 1 a 2 a favor del recorte se desplomó a menos de 1 a 5.

En este contexto no debe sorprender que lo peor de la semana pasara por las empresas de servicios públicos cediendo 4,3%. Casi sin darnos cuenta, los inversores han decidido sopesar que tal vez la Reserva Federal no les regale en el corto o mediano plazo la tan deseada rebaja de la tasa interbancaria. Esperemos que la Fed actúe como corresponde.

Dejá tu comentario