Lavagna insiste: "No se va a mejorar oferta a acreedores"

Economía

En su primer día en Washington, el ministro de Economía, Roberto Lavagna, envió un mensaje a la número uno del FMI, Anne Krueger, al pedirle que respete lo firmado en el acuerdo a tres años. «El punto ocho de lo firmado establece que la prioridad es el crecimiento, la creación de empleo y la reducción de la pobreza. No dice que lo prioritario es el superávit, sino que está combinado con esas otras tres condiciones», explicó.

Lavagna llegó ayer a la capital estadounidense -tras un breve paso por Nueva York- y efectuó la presentación de la situación argentina ante la Comisión de Finanzas de la Cámara de Representantes (Diputados) y distintas organizaciones empresariales.

• Interés

Según destacó, en estas reuniones el interés «estuvo centrado en la rápida recuperación que ha mostrado la economía argentina, y cómo continuará este crecimiento».

Por otra parte, se ocupó de desestimar las presiones para utilizar parte del superávit fiscal excedente para mejorar la oferta por la deuda, asegurando que es poco el margen de maniobra que le queda a Economía: «De ese dinero, una parte va automáticamente a las provincias, otra a los fondos de inversión, como los destinados a la construcción de caminos, red energética y viviendas, y sólo una parte se destina al Tesoro nacional», explicó. Además, aseguró respecto de esos fondos que quedan disponibles que «se trabajó en la rebaja de impuestos».

Lavagna está acompañado por el secretario de Finanzas, Guillermo Nielsen; su segundo, Sebastián Palla; y el secretario de Coordinación Económica, Leonardo Madcur. El equipo económico participará en la asamblea anual de primavera del FMI y el Banco Mundial, donde hasta ahora tienen agendado un solo encuentro bilateral. Será con James Wolfensohn, titular del BM, pero por ahora no se informaron encuentros con funcionarios del FMI, que seguramente se arreglarán durante el fin de semana.

Hoy estará llegando a la capital estadounidense el presidente del Banco Central,
Alfonso Prat-Gay, junto al vice de la institución, Pedro Lacoste. Tiene agendado un encuentro a solas con el titular de la Reserva Federal, Alan Greenspan, mientras que el fin de semana se verá con Krueger y con el titular del BID, Enrique Iglesias.

Lavagna
tuvo tiempo, eso sí, de elogiar la posible designación de Rodrigo Rato, ex ministro de Economía español al frente del FMI: «Le dará la visión política que le falta al organismo», sentenció, recordando que la Argentina fue uno de los primeros países que expresó apoyo a su elección.

A pesar de la distancia,
Lavagna se ocupó de algunos temas internos. Por ejemplo, destacó que «se está analizando» cómo se implementará el aumento a jubilados, pero -por el contrario- desestimó la posibilidad de darles aumento a los empleados estatales.

Dar un incremento «sería engañar a todos, a los empleados públicos y al resto de los argentinos, porque si se da lo que no se tiene, se termina entregando dinero sin valor», explicó. Estos fueron otros conceptos que dejó Lavagna recién arribado a Washington:

• Los inversores se convencieron de que la oferta incluirá un bono con cupón atado al crecimiento. Por eso, preguntan por el impacto que tendrá la crisis energética en el nivel de actividad de los próximos años.

• Hemos pasado de una actitud de rechazo total por parte de los acreedores a un reconocimiento de que el bono atado al crecimiento es una parte integral de la propuesta y que hay que trabajar en ella.

• El país está en condiciones de seguir creciendo, más allá de estos obstáculos coyunturales derivados de los problemas energéticos.

• Trabajamos intensamente para conseguir fortaleza fiscal, tanto el gobierno central como las provincias, y eso es lo que nos está permitiendo hacer frente a los gastos sociales.

Dejá tu comentario