Crisis en el Líbano: corralito por tiempo indeterminado, FMI y una inflación del 161% anual

Economía

Varios de los manifestantes que han protagonizado este tipo de "asaltos" fueron detenidos por las fuerzas de seguridad.

La crisis económica ahoga cada día más al Líbano. Tanto es así que los ciudadanos se han manifestado alrededor de las sucursales bancarias, llegando a irrumpir en su interior, para exigir la recuperación de sus ahorros en un momento en el que los bancos no cuentan con liquidez. En las últimas horas, Reuters informó que los bancos permanecerán cerrados indefinidamente.

Varios de los manifestantes que han protagonizado este tipo de “asaltos” han sido detenidos por las fuerzas de seguridad, lo que ha provocado la indignación de los ciudadanos que, hastiados por la situación económica, piden su inmediata liberación en las inmediaciones del Palacio de la Justicia de Beirut. Al menos cinco bancos fueron asaltados durante las últimas horas en medio de un corralito que el país libanés lleva viviendo desde el año 2019, cuando se decretó que los clientes solo podrían sacar una cantidad limitada de sus ahorros.

Por su parte, el ministro del Interior, Bassam Mawlaw, tildó los asaltos a las sucursales como actos “organizados”. Asimismo, la Asociación de Bancos ha exigido que se “tomen las medidas necesarias” con el fin de que los ciudadanos y los trabajadores cuenten con la seguridad necesaria y se consiga “preservar los derechos de los depositantes”.

Inflación

El índice de precios al consumidor en el Líbano registró en agosto un aumento del 161% en tasa interanual, siete puntos porcentuales menos que en julio, pese a que el gas, la electricidad y los combustibles subieron un 394%, informó la Administración Central de Estadísticas del país.

El capítulo que incluye la energía, la gasolina y otros combustibles registró el mes pasado un incremento del 394% respecto al mismo periodo del año anterior y el transporte uno del 294%.

Esto, pese a que todavía no se notan los efectos de la eliminación total del subsidio a los combustibles por parte del Banco Central libanés, que se hizo efectiva la semana pasada pese a la grave crisis económica que atraviesa la nación mediterránea.

El Líbano sufre desde octubre de 2019 la peor crisis económica de su historia y, según el Banco Mundial, una de las diez peores ocurridas en el mundo en más de siglo y medio. Casi el 80% de la población vive en la pobreza, el Estado es incapaz de proporcionar electricidad más que unas pocas horas al día a la población y a menudo se producen periodos de carestía de productos básicos como trigo y combustible.

El rol del FMI

El gobierno libanés, en medio de esta crisis económica, anunció que aplicará las reformas exigidas por el Fondo Monetario Internacional (FMI) a cambio de un rescate financiero si existe “la voluntad política” para hacerlo, declaró el martes el ministro de Hacienda.

El ministro interino Amin Salam habló con The Associated Press tras reunirse con una delegación del FMI que se encuentra en el país desde el lunes. Las reformas incluyen reestructurar el sistema bancario y modificar las leyes sobre cuentas bancarias secretas.

Dejá tu comentario