Lo que fue, no es lo que parecía ser

Economía

Quien únicamente se dedicase a mirar los gráficos, seguramente se hubiera ido con una idea muy equivocada sobre lo sucedido en la jornada de ayer. Es que con una variación entre el máximo y el mínimo de tan sólo 0,64% para el Promedio Industrial (que cerró en 10.456,02 puntos, perdiendo 0,14%), muy probablemente se habría concluido que fue una rueda de esas en las que "no pasó nada". Pero nada más lejos de la realidad (especialmente si tomamos en cuenta que se negociaron unos 1.800 millones de papeles en el NYSE). Si hubo alguna jornada en la cual las fuerzas alcistas y bajistas no alcanzaban a encontrar un equilibrio fue la de la víspera. Más de diez veces el Dow se movió del lado perdedor, mientras otras tantas lo hizo en la zona ganadora. Y si cerró a la baja, se puede decir que fue merced a la aparición en el escenario -durante apenas los últimas diez minutos-, de quienes salieron a cerrar posiciones en descubierto, neutralizando así a los alcistas. Lo curioso es que se puede decir que la información que se fue conociendo a lo largo de la jornada no daba demasiado para dudar. El dato que la inflación minorista venía por encima de lo esperado, especialmente luego de los dichos de la Fed en la jornada previa alertando por primera vez en cuatro años sobre un recrudecimiento inflacionario, podrían haber disparado un movimiento bajista general que no se dio. Casi de la misma manera el mayor derrumbe que ha tenido el precio del petróleo en lo que va del año ( retrocediendo casi 4% a u$s 53,81 por barril) y su seguidilla de efectos asociados podría haber desencadenado un movimiento alcista de importancia que tampoco se dio.

Dejá tu comentario