Más chico, pero más de lo mismo

Economía

A pesar del mal humor de las últimas jornadas, no debemos olvidar que son muchos los papeles que están cerca de los máximos de doce meses, especialmente en el sector financiero. Tal vez esto explica el poco entusiasmo con que el mercado está recibiendo los números de algunas empresas, como fue ayer el caso de los bancos. Es así que las ganancias de Goldman y Morgan Stanley quedaron apenas como una anécdota en una rueda en la que otra vez el centro del escenario le cupo al petróleo. Casi repitiendo lo de la víspera, GM estuvo entre lo peor del día, llevando a que muchos tenedores de bonos corporativos buscaran el refugio de los papeles emitidos por el gobierno (la tasa a 10 años cayó a 4,77%, a pesar que las señales de la macro que sugirieron un debilitamiento de la economía). El petróleo por su parte siguió ganando terreno y luego de tocar los u$s 57,5 por barril cerró algo más abajo, en u$s 56,75, lo que de todas maneras constituye un nuevo máximo histórico. Si es cierto como se dice que la suba está siendo impulsada en este momento por los "hedge funds", no deberíamos sorprendernos si pronto vemos al "oro negro" encima de los u$s 60 por barril. Al igual que en la víspera la rueda, que terminó con el Dow perdiendo 0,06% para quedar en 10.626,35 puntos, volvió a dejar la impresión de un mercado que retrocedió menos de lo que podría haberse supuesto. Basta mirar la suba del oro, el dólar, el NASDAQ o el S&P 500 para corroborar esto. De todas formas y salvo que hoy veamos las blue chips trepando un poco más de 1,3%, la suerte ya parece haber sido echada y la semana apunta a quedar entonces del lado perdedor.

Dejá tu comentario