14 de junio 2005 - 00:00

Medidas para que el dólar no baje

Al control de los capitales golondrina el gobierno sumó otra alternativa para evitar que el dólar caiga de $ 2,90. Ayer, el Banco Central decidió extender a 120 días el plazo a los exportadores para que liquiden sus divisas. En realidad, lo lógico sería que se eliminaran todos los controles y se diera libertad a exportadores de traer o no esos dólares. Así, iría rumbo a los 3 pesos, como quiere el gobierno. Pero Roberto Lavagna rechaza esa iniciativa por temor a que en algún momento se revierta la tendencia y haya salida masiva de capitales.

Martín Redrado
Martín Redrado
El Banco Central decidió extender ayer de 90 a 120 días hábiles la obligación de los exportadores de liquidar divisas en el país. La medida está en línea con la preocupación del gobierno por reducir la presión bajista sobre el dólar, generada en buena parte por el ingreso de divisas provenientes del comercio exterior.

La decisión está vinculada indirectamente con la barrera al ingreso de capitales golondrina que se puso en marcha desde el viernes pasado.

Ambas medidas apuntan a reducirla intervención que obligatoriamente realiza el Banco Central, que preside Martín Redrado, en el mercado de cambios para sostener al dólar por encima de los $ 2,90.

Aunque desde el Central existieron sugerencias al Palacio de Hacienda para que directamente se eliminara la obligación de liquidar divisas en el país, esta posibilidad no es aceptada por el ministro Roberto Lavagna.
El equipo económico quiere asegurarse el control de los dólares provenientes de las exportaciones, aunque sí admite la posibilidad de que se difiera el ingreso de los mismos como una forma de quitarle presión al mercado cambiario.

• Plazo

La nueva flexibilidad para el sector exportador se divulgó ayer a través de la Comunicación «A» 4.361. La norma extiende los 90 días hábiles de plazo que se habían establecido en marzo de 2003. Aquella había sido la última modificación hasta ahora.

El régimen de obligatoriedad para el ingreso de dólares provenientes de la exportación se definió el 9 de enero de 2002, junto a otras medidas -relacionadas con el control- de cambios. Durante los once años en que estuvo en vigencia la convertibilidad, los exportadores podían disponer libremente de sus divisas, sin obligación de ingresarlas al país.

Al principio, el esquema de control cambiario establecía la obligación de liquidar las divisas a los diez días de producida la venta al exterior. Pero luego se definieron una serie de flexibilizaciones.

Hay dos sectores que están al margen de esta normativa por contar con regímenes propios. Uno de ellos es el de la minería, que puede mantener afuera 100% de sus exportaciones. Las petroleras, por otra parte, tienen obligación de ingresar sólo 30% de las divisas.

Dejá tu comentario

Te puede interesar