"No hay divergencias comerciales insuperables con Argentina"

Economía

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, dijo que no existen divergencias comerciales con Argentina que no puedan solucionarse en la mesa de negociaciones.

Los dos países, socios mayores de la unión aduanera Mercosur que integran también Paraguay y Uruguay, enfrentan una virtual crisis por medidas para proteger su comercio en el marco de la desaceleración económica global.

Lula, en declaraciones a la prensa en el marco de la visita que realiza a Brasilia el presidente colombiano Alvaro Uribe, dijo que se opuso al pedido de medidas proteccionistas reclamadas por empresarios en respuesta a decisiones adoptadas por el Gobierno argentino.

"Si tenemos divergencias con Argentina, nada mejor que sentarnos en torno de una mesa (...) encontrar un denominador común", dijo Lula. "No hay divergencia que no pueda solucionarse", agregó.

El mandatario hizo las declaraciones poco antes de que ministros de los dos países comenzaran una reunión en Brasilia para abordar las diferencias.

Los dos países tienen un fuerte intercambio comercial, que arrojó un déficit de 4.348 millones de dólares en el 2008 para Argentina, una de cuyas preocupaciones es proteger a sus industrias de los productos manufacturados brasileños.

Al encuentro en Brasilia asistirían por Argentina el canciller Jorge Taiana, y los ministros de Producción, Débora Giorgi, y de Economía, Carlos Fernández.

Por Brasil, participaban los ministros de Relaciones Exteriores, Celso Amorim, de Hacienda, Guido Mantega, y de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior, Miguel Jorge.

"La reunión ministerial tiene como objetivo profundizar el diálogo bilateral sobre las medidas tomadas por los dos Gobiernos en el contexto de la actual crisis internacional", dijo la cancillería brasileña en un comunicado.

"Los ministros examinarán propuestas para preservar y ampliar el comercio bilateral y las inversiones recíprocas, a fin de hacer frente al contexto actual de retracción del crédito, reducción de la actividad económica y recrudecimiento de medidas proteccionistas en algunas economías desarrolladas", agregó.

En el centro de las divergencias figura la reciente decisión de Argentina de aumentar el valor de referencia para 800 productos de importación para evitar lo que considera competencia desleal.

Brasil dejó rápidamente sin efecto en enero la implantación de una exigencia de licencias previas para las importaciones de alrededor de un 60 por ciento de los productos de importación, luego de que la medida levantó duras protestas de empresarios locales y de los países vecinos.

"En este momento es bueno que conversen dos socios como Argentina y Brasil acerca de su visión de la crisis y de cómo enfrentarla, y los desafíos que presenta, así como trabajar en las perspectivas del comercio bilateral", dijo Taiana en Buenos Aires antes de viajar a Brasilia.

Dejá tu comentario