Paga el país la locura gremial: no baja empleo en negro, sigue en 41%

Economía

El gobierno insiste con su política laboral antiempresa, que en realidad es antitrabajadores. El empleo en negro no puede bajar de 41%. Desde el Congreso pregonan cambios en la legislación, bajo el pretexto de defender a los asalariados. Pero, en realidad, la usina de estas modificaciones, el diputado Héctor Recalde, embajador de Hugo Moyano, no hace más que sacar leyes para proteger los intereses sindicales. Esto induce a las empresas, sobre todo a las pequeñas y medianas, a tomar empleados, pero no registrarlos por el alto costo. Así, el empleo en negro, tras cuatro años de una fuerte expansión económica, no baja de 41,6%, como ayer difundió el INDEC. Cayó poco en el primer trimestre del año, 2,7 puntos respecto del nivel de un año atrás. Así, el trabajo informal afecta a más de cuatro millones de personas que no tienen ni cobertura de salud ni jubilatoria. Sin embargo, desde el gobierno sostienen que cada vez se crean empleos de mejor calidad.

El empleo informal descendió a 41,6% del total de trabajadores en el primer trimestre de 2007, lo que implica una baja de casi 3 puntos frente al nivel de hace un año. Así lo informó según ayer el INDEC, que estimó que aproximadamente más de 4 millones de trabajadores están empleados en negro, o sea que carecen de cobertura previsional y de salud.

Esta situación revela que, a pesar del sostenido crecimiento del empleo y del fuerte nivel de actividad económica de los últimos años, existe cierta incapacidad de la política económica para generar puestos de trabajo de mejor calidad. En tal sentido las leyes laborales antiempresa que se propagan desde la bancada -del Congreso-del abogado de la CGT, Héctor Recalde, explicar porqué las compañías, en particular las pymes siguen contratando personal en negro a pesar de la severa normativa vigente.

La economía viene creciendo más de 8% anual promedio desde 2003 cuando el empleo en negro era 45,1% y ahora apenas se ubica por debajo de 42%. El ministro de Trabajo, Carlos Tomada, que poco y nada ha hecho en su gestión para paliar el desempleo, debería analizar mejor las estadísticas antes de pregonar que se crean puestos de trabajo de alta calidad.

  • Porcentajes

    De acuerdo con el relevamiento del INDEC sobre los 31 principales aglomerados urbanos 76,1% de los trabajadores es asalariado y 23,9% era no asalariado. «En tanto del total de asalariados, 41,6% era asalariado sin descuento jubilatorio», afirma el INDEC, refiriéndose a los trabajadores no registrados.

    Por lo tanto el trabajo informal, que no paga impuestos ni da beneficios sociales, bajó en el primer trimestre 2,7 puntos porcentuales desde 44,3% registrado en el primer trimestre de 2006.

    «La región Noroeste es la de mayor proporción de empleo informal con 49,1% mientras que la Patagonia es la de menor, con 26,2%», señala el informe oficial. Se destacan también con altos índicesde empleo en negro la zona de Cuyo con 44,4%, el Gran Buenos Aires con 41,9%, y la región Pampeana con 39,1%.

  • Por ramas

    En cuanto a las ramas de actividad, el sector Servicios encabezó las cifras de personal empleado en negro con 26,3% del total; seguido por Comercio, Restaurantes y Hoteles con 23,5%; Industria Manufacturera con 13,8%; Finanzas, Seguro, Bienes Inmuebles y Servicios Empresariales 10,5%; Construcción 9,2%; Servicio Doméstico 8%, y Transporte, Almacenamiento y Comunicación con 6,6%.

    En el trimestre anterior del total de población ocupada 75,5% era asalariado y 24,5% no asalariado, donde entre los asalariados 42,9% no tuvo descuento jubilatorio.

    En mayo de 2003, cuando Néstor Kirchner asumió el gobierno el empleo en negro era 45,1% y, tras la recuperación económica en el primer trimestre de 2005, bajó a 47,5% desde 48,3% de 2004.
  • Dejá tu comentario