20 de noviembre 2008 - 00:00

País a contramano: estatizan hoy las AFJP

Con menos holgura que en la sanción de Diputados, el gobierno se asegura hoy en el Senado la estatización de las AFJP, un polémico proyecto que modifica el sistema financiero argentino y, además, promete una nueva ola de juicios contra el Estado. Con el voto de senadores propios y de algunos opositores, el kirchnerismo estaba anoche ocho votos arriba de los necesarios para la aprobación, aunque ese margen se reducía para la votación en particular de los artículos del proyecto. Algunos hombres del oficialismo, como Carlos Reutemann, votarán a favorde la iniciativa, pero rechazarán ciertas cláusulas porque reclaman que los fondos recaudados para jubilaciones futuras no sean malgastados, como ha ocurrido tradicionalmente en la Argentina y en otros países. Habrá ausencias emblemáticas en la sesión: el vicepresidente Cobos, a cargo del Poder Ejecutivo, no presidirá la votación. Tampoco estarán el cordobés Roberto Urquía, distanciado de los Kirchner desde la crisis del campo, ni el opositor Carlos Menem, lo cual tranquiliza al gobierno sobre el resultado.

Juan Carlos Romero
Juan Carlos Romero
El Senado convertirá hoy en ley la estatización del sistema previsional que dotará a la ANSeS de Amado Boudou de unos 100 mil millones de pesos extra en concepto de transferencia de los aportes jubilatorios a las AFJP. Con una estimación, admitida por oficialistas y opositores, de 45 votos a favor del proyecto enviado por el Poder Ejecutivo al Congreso, desaparecerá así el sistema privado de capitalización nacido en 1994.

Para la votación en general del proyecto que crea el Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA), el oficialista bloque del Frente para la Victoria supera por unos ocho votos el mínimo necesario de 37 para convertir en ley la iniciativa que ya fue aprobada por la Cámara de Diputados. Por un margen menor, de unos dos votos, se aprobaría también el polémico artículo 10 cuya modificación es reclamada por 13 provincias -que no trasfirieron sus cajas previsionales a la Nación-para que se les restituya 15% de aportes a la ANSeS en concepto de impuestos coparticipables.

Ese escaso margen para la victoria kirchnerista en la votación en particular del artículo 10 se debe a que la senadora peronista de Santa Fe Roxana Latorre presentó un dictamen propio en disidencia parcial, explicando que esa « detracción sustancial de los recursos que deben distribuirse entre la Nación y las provincias se justificaba originalmente en la necesidad de atender las apremiantes necesidades de la clase pasiva, fue posteriormente un instrumento clave para afrontar el déficit estructural del Sistema Previsional Público como consecuencia de la creación del Sistema Previsional de Capitalización Privada mediante la Ley 24.241, y la consecuente transferencia de los aportes personales de trabajadores, en relación de dependencia o autónomos, a las cuentas de las AFJP».

Latorre contará con el apoyo de Carlos Reutemann en la votación en particular y de otros kirchneristas díscolos como la chaqueña Elena Corregido y los salteños Juan Carlos Romero y Sonia Escudero, que ya habían votadoen contra de las retenciones móviles al sector-agropecuario impulsadas desde la Casa Rosada. Otros peronistas que se oponen a la estatización de las AFJP, como el cordobés Roberto Urquía, dejaron trascender que se no asistirán a la sesión para evitar confrontar con el gobierno de Cristina de Kirchner. Otras ausencias, la de Carlos Menem por licencia médica, y la de Julio Cobos, quien alegó estar dedicado de lleno a su rol de presidente interino en ausencia de Cristina de Kirchner, terminarán de inclinar la votación a favor del kirchnerismo, que cuenta con el apoyo de aliados como el socialista Rubén Giustiniani, de Santa Fe. La estratégica sesión, ante el faltazo del vicepresidente, quedará a cargo del oficialista José Pampuro, garantía de un desempate favorable al gobierno.

A pesar de que los gobernadores de Santa Fe y otras doce provincias -Buenos Aires, Córdoba, Entre Ríos, Chaco, Formosa, Corrientes, Misiones, Chubut, La Pampa, Neuquén, Santa Cruz y Tierra del Fuego-reclaman a la Casa Rosada la restitución de ese 15% de aportes, al no haber transferido su caja de jubilaciones a la Nación, eso no se traducirá necesariamente en el recinto en una merma de votos para el kirchnerismo. Por ejemplo, los senadores fueguinos, santacruceños, bonaerenses -con excepción de Hilda Duhalde-, chaqueños, misioneros y los correntinos, del radical K Arturo Colombi, entre otros, ya avisaron que la restitución de ese 15% será materia de discusión recién cuando se debata una nueva ley de coparticipación, que no tiene fecha agendada.

  • Ultimo conteo

    Ayer, el rionegrino Miguel Angel Pichetto reunió a su bloque en el Senado y realizó el último conteo previo a la votación de la sesión de hoy a las 10. Desde el despacho del titular de la bancada del Frente para la Victoria revelaron que el oficialismo está ocho votos por encima del mínimo necesario para aprobar la reforma previsional. La estimación fue admitida incluso por radicales y peronistas no kirchneristas como el salteño Romero.

    Una vez que el proyecto se convierta en ley, la ANSeS de Boudou no sólo verá ingresar a sus arcas unos 100 mil millones de pesos extra que estaban administrados por las AFJP, sino que sumará anualmente unos 15 mil millones de ingresos extra de los afiliados que habían elegido quedarse en el sistema privado de capitalización cuando Néstor Kirchner impulsó en el Congresola libertad de opción jubilatoria. Las únicas operaciones prohibidas para el gobierno a la hora de disponer de esas millonarias sumas, según consta en el proyecto de ley, serán el pago de deuda externa, inversiones en el extranjero o gastos corrientes.

    El control de los fondos estará a cargo de una comisión bicameral integrada por seis senadores y seis diputados, de mayoría kirchnerista. En relación con el Consejo del Fondo de Garantía de Sustentabilidad encargado de monitorear los recursos del sistema, estará integrado por un representante de la ANSeS, uno de la Jefatura de Gabinete de Ministros y un cuerpo colegiado conformado por asociaciones de jubilados, trabajadores, empresarios y bancos, todos designados por el Poder Ejecutivo. Fuera del texto de la ley quedó el reclamo de la UCR de Gerardo Morales y la Coalición Cívica de Elisa Carrió de sumar a la Auditoría General de la Nación, a cargo de la oposición, y la SIGEN a la auditoría del nuevo sistema previsional.

    En la práctica, los aportes jubilatorios quedarán a merced de los superpoderes presupuestarios de Sergio Massa, quien podrá reasignar partidas y financiar con fondos de la ANSeS megaproyectos de obra pública para enfrentar la crisis financiera internacional y sus efectos sobre la demanda de empleo. Según alegan desde el oficialismo, esos fondos retroalimentarán el sistema previsional, ya que se convertirán en nuevos aportes de los trabajadores.

    El proyecto también aclara que la ANSeS «no percibirá por la administración de los fondos comisión alguna de los aportantes al sistema». Además, el gobierno nacional pasará a tener una participación accionaria directa en las empresas donde las AFJP habían adquirido acciones, como Gas Natural BAN, Edenor, Petrobras Energía, Banco Galicia y Marco, entre otros.
  • Dejá tu comentario

    Te puede interesar