Para JP Morgan, lo peor habría pasado (excepto petróleo y monedas emergentes)

Economía

Estimó que "los mercados de riesgo probablemente marcaron sus mínimos en esta recesión". De todas formas sostuvo que el derrumbe del crudo y la caída de las materias primas complicarán más.

Aún con altibajos, las Bolsas mundiales parecen recuperar -lentamente- el terreno perdido luego del desplome sufrido por el coronavirus. De hecho, desde JP Morgan, lanzaron un pronóstico que, dadas las circunstancias, podría ser alentador: lo peor para los mercados ya habría pasado, excepto para el petróleo (que ayer volvió a desplomarse) y para las divisas emergentes. Según remarcaron desde JP Morgan, a raíz del impacto económico que tendrá la paralización en la actividad en la mayor parte del mundo, el PBI mundial podría tener una contracción del 10,5% durante el primer semestre del año. Aunque, dada la magnitud de los desplomes sufridos en las últimas semanas, los analistas del banco de inversión estadounidense ven signos alentadores.

El JP Morgan puso la lupa en los mercados más castigados en el reciente derrumbe, los menos defensivos, y señala que “los mercados de riesgo podrían permanecer volátiles” hasta que se despeje la “incertidumbre sobre la profundidad y la duración de la recesión provocada por el Covid-19”. En medio de esta volatilidad, JPMorgan consideró que hubo cambios suficientes, tanto a nivel fundamental como técnico, como para justificar una apuesta selectiva por el riesgo.

La conclusión es que “la mayoría de los mercados de riesgo probablemente han marcado ya sus mínimos de esta recesión”. Pero agregó que este panorama no podría ser aplicable para dos mercados: el petróleo y las divisas emergentes.

El crudo perforó ayer sus mínimos de los últimos años. El barril de Brent, de referencia en Argentina, se desplomó a las cifras más bajas desde 2002. La crisis en el sector se explica fundamentalmente por dos factores: la brusca caída mundial de la demanda producida por la parálisis global a raíz de las limitaciones impuestas por el coronavirus y la disputa entre Arabia Saudita y Rusia -dos potencias petroleras- en cuanto a la producción del crudo que podría llevar a un excedente diario de hasta 20 millones de barriles. Existen dudas, incluso, si existe la capacidad para almacenar ese stock.

Tampoco habrían encontrado su piso las monedas emergentes que, según JP Morgan, podrían agravar aún más sus caídas. Tal como destacaron los analistas de la entidad norteamericana, el “shock” que vivió el mercado de deuda, sobre todo en la previa a la histórica intervención de la Fed y el Banco Central Europeo, “encendió las alertas en el mercado”. Al incremento en los cotos de financiación en países con elevados niveles de endeudamiento –concluyó JP Morgan- se suman los estragos que provocan en parte de las economías emergentes el derrumbe del precio del petróleo y el conjunto de las materias primas: tal podría ser el caso de Argentina, con Vaca Muerta virtualmente paralizada y los valores de la soja –sobre todo- recuperándose luego de una fuerte caída.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario