Las números de la economía que Guzmán le dio a los inversores

Economía

En un nuevo marco, por la cuarentena que impuso el coronavirus, el ministro dio a conocer algunas expectativas respecto al PBI y diferentes variables macro.

Este viernes, Martín Guzmán brindó una teleconferencia destinada a presentar un actualizado plan para la reestructuración de la deuda pública por un total de u$s70.000 millones. En este nuevo contexto, de cuarentena total por el coronavirus, el Ministro de Economía dio a conocer las cifras macroeconómicas previstas para 2020.

Resultado fiscal

En materia fiscal, Guzmán anticipó que Argentina podrá alcanzar un superávit primario de entre 0,8% y 1,2% del PBI pero en el mediano y largo plazo. El funcionario consideró "inviable" un superávit fiscal de 4 puntos del PBI para pagar los compromisos de deuda que actualmente tiene el país, y estimó que las cuentas públicas recién estarán en equilibrio en 2022. "Argentina no tiene capacidad para realizar más ajustes fiscales en el corto plazo", señaló.

Según los cálculos, recién en 2023 habrá algún superávit fiscal.

Balanza comercial

La merma en la actividad económica, tanto local como global, impactará en las importaciones necesarias para la producción. En ese sentido, hoy se comunicó que se espera un superávit comercial de entre 3,4 puntos y 3,8 puntos del PBI este año y de 2,8 puntos para el próximo.

PBI

Respecto a la actividad económica, el ministro dijo que antes de conocer el efecto del coronavirus, la estimación de la contracción del PBI era de entre 1% y 1,5%, a la vez que se preveía un crecimiento de entre el 2,5 y el 3% para 2021.

Adicionalmente, se prevé una variación positiva de entre un 2% y un 2,5% para 2022, mientras que el crecimiento para 2023 oscilará en un intervalo entre 1,5% y 2%, según los análisis oficiales realizados.

Reservas

En el Ministerio de Economía estiman que 2020 finalizará con un stock de reservas de u$s50.000 millones, que luego treparán a u$s62.000 millones en 2023 y que en 2024 alcanzarán los u$s65.000 millones, año en el que recién se podrían evaluar flexibilidades en el mercado cambiario.

Durante la presentación que realizó por video conferencia y en inglés, desde las oficinas del Palacio de Hacienda, Guzmán sostuvo que "aún tenemos tiempo para llevar un proceso de reestructuración de deuda ordenado, pero ese tiempo no puede durar para siempre", y depende de las reservas internacionales que tenga el país.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario