Petroleras discuten ya comisión con tarjetas

Economía

Esta semana, las administradoras de tarjetas de crédito y débito comenzarán a negociar con YPF una posible rebaja en las comisiones que cobran por las compras de combustible. A fines de la semana pasada, la petrolera había suspendido las ventas con esos instrumentos de pago, medida que fue revertida casi de inmediato por orden del gobierno.

Rápidos de reflejos, el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, y también Roberto Baratta, considerado hoy la mano derecha del ministro de Planificación, Julio De Vido, se comunicaron el viernes por la mañana con la empresa para que revieran la cancelación del pago con tarjeta. Seguramente sonaron convincentes, y poco después los carteles anunciando «Tarjetas suspendidas» habían sido retirados por YPF.

La petrolera tiene una red de unas 1.600 estaciones de servicio, de las cuales 110 son de su propiedad. La medida en una primera etapa alcanzaba a esas últimas, pero la idea era que el resto de la red se plegara al día siguiente. La iniciativa no fue sólo de Repsol YPF; las demás petroleras ya tenían decidido imitarla.

Desde los últimos aumentos salariales, y dado el congelamiento del precio de los combustibles, los estacioneros están padeciendo una fuerte baja de su rentabilidad. Esto ha provocado numerosos reclamos del sector a las petroleras, para compensar sus mayores gastos.

El fin de la venta con plásticos representaba un aumento inmediato para los ingresos de sus concesionarios, al menos en el rubro combustible. Cabe apuntar que la cancelación de las tarjetas regía sólo para las naftas y el gasoil; el resto de lo que se compra en una estación de servicio estaba excluido.

Las ventas con tarjeta representan más de 30% del total que se expende en los surtidores, y la comisión promedio que pagan las estaciones de servicio es de 1,02%. Sin embargo, el sistema VISA, que tiene cerca de 50% del mercado de tarjetas de crédito y una participación superior a 70% en débito, representa 65% de las ventas con plásticos en las estaciones de servicio YPF. Esa cifra se desglosa en 39% en crédito y 29% en débito. No casualmente VISA es la que más comisión les cobra a los estacioneros: 2% (MasterCard, Naranja, Cabal y otras regionales cobran menos).

Por eso, la negociación será especialmente dura con VISA, según fuentes de las petroleras. Además, los accionistas son los bancos líderes, los mismos que emiten las tarjetas.

  • Tironeos

    Las comisiones que cobran las administradoras y los bancos a los comercios han sido siempre objeto de tironeos entre las partes.

    Históricamente, la retención sobre el monto vendido que se aplica a los combustibles ha sido la más baja del sistema; sin embargo, de confirmarse que VISA aplica 2% sobre sus cupones de venta de nafta y gasoil, estarían muy cerca de lo que pagan las «grandes superficies» (súper e hipermercados).

    Además, hay que recordar que los comerciantes (las estaciones de servicio incluidas) cobran los cupones de tarjeta de crédito hasta 20 días después de presentados ante el banco, plazo que en el caso del débito se reduce a 72 horas.

    Del otro lado, también es cierto que algunos bancos tienen planes de fidelización, puntos, promociones, premios y «co-branding» con alguna petrolera, lo que favorece las ventas de su red y tiende a que el automovilista cargue siempre la misma marca; este hecho será recordado por los banqueros al momento de sentarse a hablar de comisiones y porcentajes.

    Todos estos temas serán puestos sobre la mesa cuando las petroleras y las administradoras de medios de pago se aboquen a esta compleja negociación, en lugar y día todavía no definidos.
  • Dejá tu comentario