CABA: una familia necesitó en julio un ingreso de $44.818 para no ser considerada pobre

Economía

La Canasta Básica Total, que establece la línea de pobreza, creció 1,9% mensual y 41,8% interanual según datos del Gobierno porteño. Paralelamente, la Canasta Básica Alimentaria, que determina la línea de indigencia, aumentó 2%.

Una familia tipo, de cuatro integrantes, que vive en la Ciudad de Buenos Aires necesitó un ingreso de $44.818 en julio para no ser considerada pobre, según las mediciones del Gobierno porteño. La cifra aumentó un 1,9% respecto del mes previo y un 41,8% en comparación con igual período de 2019.

En tanto que, para no ser indigente, la misma familia debió tener un ingreso mínimo de $22.858, con un incremento del 2% mensual y del 47,3% interanual.

En el caso de una pareja de adultos, jubilados, la canasta se ubicó en julio en $22.210 para no ser pobres y en $11.541 para evitar la indigencia.

Cabe recordar que el jueves, el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) difundió el valor de la canasta que determina los niveles de pobreza e indigencia.

Según el relevamiento nacional, una familia de cuatro integrantes necesitó $44.521 para superar el umbral de pobreza en julio último, lo cual representó un 39,4% más que el mismo mes del año pasado y un 1,6% más que en junio

Paralelamente, la CBA también trepó un 1,6% mensual, a la vez que creció un 43,4% en comparación con julio de 2019.

La pobreza en en el país aumentó considerablemente en los últimos dos años a partir de la crisis económica desatada con los saltos cambiarios generados durante el Gobierno anterior.

Según las cifras oficiales de INDEC, el mandato de Mauricio Macri finalizó con una pobreza del 35,5%, lo que representó un aumento de casi 10 puntos porcentuales respecto del nivel de 2017.

Con la llegada de la pandemia de Covid-19, la pobreza creció 7 puntos porcentuales desde el 38% hasta el 45%, según un relevamiento realizado por la Universidad Católica Argentina (UCA).

Para las próximas publicaciones, INDEC informó que analiza modificar nuevamente la metodología para incorporar "la consideración de economías de escala en los hogares, la condición de propietario o no de la vivienda, el reconocimiento del mayor peso de la salud en hogares de adultos mayores y de la educación en hogares con menores y otros ajustes para los componentes no alimentarios de la canasta básica total".

Dejá tu comentario