Precios mayoristas subieron 3,1% en junio; acumulan casi 30% en el año

Economía

Se evidenció una cierta desaceleración con respecto al mes previo, influida sobre todo por una baja en los precios de los productos agropecuarios.

Los precios mayoristas subieron en junio un 3,1%, levemente por debajo de la inflación minorista del mes, que fue del 3,2%. Sin embargo, en los últimos doce meses el Índice de Precios Internos al por Mayor (IPIM) del INDEC acumula un alza del 65,1% (15 p.p. por encima del IPC) y en los primeros seis meses del año se incrementó un 29,8% (4 p.p. por sobre el IPC).

En el aumento de los precios mayoristas de junio impactaron la suba del 3,2% en productos nacionales y del 2,5% en importados. Dentro del rubro de Productos nacionales, los “Productos primarios” mostraron una suave aceleración en los precios con respecto al mes de mayo: pasó de 0,5% a un 0,7%. En este rubro se destacó la deflación de los “productos agropecuarios” (-2,2%) y “productos pesqueros” (-1,2%); y la suba de “Petróleo crudo y gas” (4,5%).

“Al analizar los distintos rubros del índice se pueden observar trayectorias muy diferenciadas asociados a factores externos como internos. Un ejemplo puede verse dentro del rubro de productos primarios, en donde a la menor tasa de devaluación se le sumó una desaceleración en el ritmo de la suba del precio internacional de los commodities”, analizó la consultora ACM.

En tanto, los Productos Manufacturados subieron un 4%. Dentro de ese grupo, se destacan las alzas de “Alimentos y bebidas” (2,6%), “Productos textiles” (4%) y “Productos refinados del petróleo” 5,6%.

Análisis

En los últimos dos meses, los precios mayoristas evidenciaron cierta desaceleración (en mayo habían subido un 3,2%) y se ubicaron por debajo del IPC. Si bien las mediciones son distintas, una suba más gradual en algunos rubros del IPIM puede presagiar una menor presión a los precios minoristas de cara a futuro. Que, de todas formas, continuarían ubicándose en torno al 3% en la segunda parte de año.

“Es cierto que hay cierta presión desde los mayoristas, sobre todo en productos industriales, hacia el IPC minorista. En este caso, los precios mayoristas agropecuarios mostraron cierta deflación, y eso puede incidir un poco en tema alimentos. Pero la inflación minorista está influida por cuestiones regulatorias, precios de servicios públicos, internet, prepagas y transporte, entre otros”, señaló a Ámbito el economista Jorge Neyro, quien agregó: “Entonces, en el corto plazo, la dinámica de los minoristas se empieza a mover por otras razones más reguladas, que no tienen tanto que ver con los mayoristas, y que están amainando: las naftas no suben, los servicios públicos después de algunos aumentos que hubo en mayo y junio van a volver a quedarse congelados. Es decir que se van desacelerando, aunque por distintas razones”.

“El índice de precios mayoristas no es un adelanto de lo que va a pasar con el IPC, miden cosas distintas, usan metodologías distintas, y el índice de precios mayoristas está compuesto por transables. Y en su mayor parte la canasta son bienes. Mientras que en el IPC está más parejo el tema de bienes y servicios. Dicho esto, cuando uno mira el acumulado anual y los primeros meses de 2021, en el índice de precios mayoristas impactó mucho lo que fue el alza de los commodities y la suba de precios regulados, como por ejemplo combustibles. Eso no impactó tanto en el IPC”, señaló por su parte Agostina Myronec, analista de Ecolatina, quien remarcó: “Ahora se puede decir que se desaceleró el índice de precios mayoristas, tanto en mayo como en junio se ubicó más cerca del 3%, sobre todo por efecto de que el alza de los commodities se fue diluyendo. Para los próximos meses, se podría seguir viendo en el índice mayorista una inflación que siga en torno a estos números, sobre todo por la menor evolución del tipo de cambio oficial. Al ser un índice que está en su mayor parte conformado por transables, y por bienes, el tipo de cambio oficial es uno de sus principales drivers”.

Dejá tu comentario