Crece la alerta entre productores

Economía

Demora en solucionar el conflicto ahora de los transportistas autoconvocados, con las interpretaciones más variadas, mientras el mercado internacional mantiene la tendencia firme en las cotizaciones de la mayoría de los productos, y el mercado local de hacienda mostraba un debilitamiento relativo, aunque esperable.

…que, aunque desacelerándose en la primera quincena de enero (en especial, en carne vacuna), la suba de alrededor de 5% en la canasta consolidada de alimentos durante diciembre tiene a mal traer a varios funcionarios, y ya puso en estado de alerta a los productores. Aunque el último mes del año suele ser de firmeza habitual en los valores al consumo, por aguinaldos, vacaciones, fiestas de fin de año, etc., la hipersensibilidad del Gobierno respecto a la inflación, justifica la inquietud de varias carteras. En tal sentido, los dichos de la diputada nacional bonaerense y exasesora de Axel Kicillof durante su gestión en Economía, María Fernanda Vallejos, al sostener “Tenemos la maldición de exportar alimentos, de modo que los precios internos son tensionados por la dinámica internacional. Es imperioso desacoplar precios internacionales y domésticos, ya que los domésticos deben regirse por la capacidad de compra (en pesos) de los argentinos”, al margen de sorprender por la condición de “economista” de la legisladora, no hizo más que poner en blanco y negro lo que cree un sector del Gobierno. Pero en simultáneo, provocó una reacción en cadena a lo largo de todo el sector agroindustrial que se puso en alerta en forma inmediata, más aún después del controvertido cierre de los registros de exportación del maíz (para evitar las ventas al exterior y supuestamente así abaratar el costo interno del grano), medida que finalmente fue dejada sin efecto sin que aparentemente haya tenido ningún efecto en la dirección que buscaban los funcionarios. Por el contrario, desde la cadena agroindustrial bombardearon con datos y estudios demostrando que buena parte de la composición de los precios se debe, en realidad, a la incidencia de la carga impositiva, y a aumentos en los costos de producción, como los combustibles que caen en casada sobre toda la cadena. “El maíz representa el 21% del precio del pollo entero de precios cuidados, 13% de los huevos, 12% del pollo trozado, 10% del pechito de cerdo, 8% de la leche y 7% del asado. En tanto, el trigo representa el 13% del precio del pan. Por lo tanto, en los productos estudiados más del 80% del precio al consumidor no depende del precio doméstico de los granos”. “Esto significa que, por cada reducción del 1% en el precio doméstico del maíz, se generaría una reducción potencial del 0,21% en el precio del pollo entero de precios cuidados, 0,13% de los huevos, 0,12% del pollo trozado, 0,10% del pechito de cerdo, 0,08% de la leche y 0,07% del asado. En el mismo sentido, una reducción del 1% en el precio doméstico del trigo, provocaría una reducción potencial del 0,13% en el precio del pan”, explica detalladamente el estudio Del Campo a la Góndola, de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires. Mientras, tanto en Gobierno, como entre los privados, el pase de facturas está a la orden del día, y seguramente va a tener varias derivaciones tanto entre quienes no logran equilibrar los precios, como para quienes sostienen que con “estos valores de materias primas (granos por ejemplo), no se puede cumplir con el compromiso de los “precios cuidados”.

…que, el conflicto generado por el paro de los transportistas autoconvocados (no afiliados a ningún gremio), nucleados en TUDA, sigue provococando complicaciones y desabastecimiento en algunos rubros, además de mercados y puertos, y al margen de los que ya se venían registrando como el del alambre. La entidad que reúne a unos 2.000 transportistas, elaboró un variado petitorio de 15 puntos que abarca las competencias de varias áreas del Gobierno, y mantiene restricciones de tráfico en, al menos, 4 provincias. Pero también aquí, al desconcierto inicial, le sucedieron cantidad de especulaciones de lo más variadas, en especial, al ver la logística que desplegaron los transportistas, muy superior, dicen, a la capacidad de la entidad, lo que hace sospechar de un apoyo externo y que va desde el propio gremio de los Moyano (que dada su relación con el Gobierno estaría limitado para hacer algunos reclamos), hasta el propio titular de la Cámara baja en el Congreso, Sergio Massa, mientras todos los ojos se posan en el titular de Transporte (justamente de su riñón), Mario Meoni. La TUDA pide aumentar la tarifa por kilómetro a $85 porque, asegura, “el costo de mover una unidad oscila en $52”; pero también solicita que se revean las condiciones “para obtener el carnet de cargas”, que se regule “el medio y la forma de pago de los fletes” y que se administre el precio del gasoil, que subió varias veces en las últimas semanas (4), además “del aumento de 50% en el valor de los peajes en Santa Fe”, citó uno de los dirigentes.

Dejá tu comentario