Lanzan plan ganadero para sumar oferta de pequeños productores

Economía

El paquete incluirá beneficios impositivos y créditos subsidiados como estímulo productivo. Buscan aumentar producción para atender demanda internacional sin desabastecer el mercado local.

En medio del conflicto desatado a partir del cierre de exportaciones por 30 días, el Gobierno lanzará un plan ganadero para incrementar la oferta de carne. Ayer, en diálogo con C5N, Matías Kulfas adelantó que el objetivo es aumentar la producción a cinco millones de toneladas anuales para poder vender al exterior y mantener el abastecimiento del mercado interno. El paquete tendrá un fuerte foco en los pequeños productores. Incluirá beneficios impositivos y créditos subsidiados. Avanzan negociaciones para renovar el plan que ofrece más de una decena de cortes a precios populares y se encaminan a levantar la restricción.

Si bien el efecto podría percibirse recién en el mediano plazo, en el Ejecutivo afirman que la iniciativa busca mantener estables los precios en el mercado local. En el Ministerio de Desarrollo Productivo, explican en cada oportunidad que “hace 50 años, la Argentina con 20 millones de habitantes producía 3 millones de toneladas de carne por año y hoy con 45 millones de habitantes sigue produciendo la misma cantidad”, por lo que señalan que es fundamental incrementar la oferta.

El proyecto tendrá énfasis en el apoyo a los pequeños productores para quienes se propondrá un tratamiento fiscal diferenciado. Además se brindará apoyo para mejorar las condiciones de infraestructura básica para el manejo de rodeo, el acceso al agua, la sanidad y la implementación de biotecnología reproductiva.

Otro de los puntos que revela el borrador del plan ganadero al que pudo acceder Ámbito, es el financiamiento subsidiado para incrementar el peso promedio de faena. Según se desprende del texto, habrá créditos del Banco Nación para pasar de los 226 kg. actuales del mercado externo y 210 kg. del mercado interno a un engorde general de 430 kg.

La iniciativa también tiene un fuerte capítulo de incentivos impositivos y menciona exenciones y postergaciones del impuesto a las ganancias por la tenencia del diferencial de kilos que generará el mayor engordamiento. El objetivo será incentivar al productor a tomar el crédito y aumentar el peso promedio de faenamiento.

También se incluye amortización acelerada de inversiones en ganancias que aplicará a los bienes de capital de producción nacional para inversiones realizadas en bienes muebles nuevos, como mínimo, en 3 cuotas anuales, iguales y consecutivas. También se hará efectiva para inversiones en construcciones y de infraestructura reduciendo al 50% el cálculo de vida útil para determinar el período de amortización.

Por otro lado, habrá crédito fiscal para la compra de insumos. “Con el objetivo de incrementar la productividad de la ganadería vacuna, se plantea un sistema de crédito fiscal de hasta el 50% de las erogaciones realizadas en adquisición de semillas, fertilizantes orgánicos y no orgánicos, y pasturas para el pago del impuesto a la ganancias con un tope del 50%”, señala el proyecto.

El plan ganadero también hace mención al cambio en la forma de comercialización, que a partir del año que viene dejará de ser a través de la media res y se implementará el troceo. Además, incluye capacitaciones para productores y personal de campo, un nuevo régimen fiscal para las carnicerías y un estándar sanitario único a nivel nacional.

Con este paquete de medidas, se apuntará a continuar atendiendo la acelerada demanda internacional, sin descuidar el mercado local. Según adelantaron fuentes oficiales, el cierre temporal de las exportaciones de carne vacuna se terminaría. Esto se daría con la combinación de acuerdos con el sector privado, que aumentarían la cantidad de toneladas disponibles a precios populares, y medidas que tomaría directamente el Gobierno como el establecimiento de cupos para algunos cortes puntuales.

Dejá tu comentario